Foot fetish o Podofilia:fetichismo más común de lo que crees

Por definición, el Foot Fetish es la parafilia/fantasía sexual relacionada con la atracción y excitación hacia los pies.

25 junio 2018  - 
0
Comparte
Podofilia

Existen muchos tipos de parafilias, fantasías y cosas que pueden llevarte a una excitación extrema, que pueden hacer que eyaculen en cuestión de pocos minutos como poder disfrutar toda una noche de provocación y fornicio desenfrenado.

Sí es cierto que existen muchos tipos de fantasías, pero en este caso vamos a hablar sobre ese fetiche tan y tan popular que existe que es la Podofilia, o también conocido como Foot Fetish.

Seguro que sabéis de qué va la cosa, pero nunca habéis profundizado, y amigos, os tenemos que decir que si no lo habéis hecho, ha llegado el momento.

Sentir esa excitación por todo el pene tan solo viendo a una persona con un calzado en concreto qué te parece atractivo no tiene precio.

En el sexo lo relacionamos con unos buenos zapatos de tacón en un bellezón de buen trasero y grandes pechos para acabar de complementar el trabajo para conseguir un buen orgasmo.

Pero… Concretamente, ¿En qué consiste?

La podofilia

Según el culto y diccionario erótico la podofilia es esa parafilia que un ente, normalmente varones, una excitación sexual por los pies. Hoy en día se ha puesto muy de moda, sobre todo entre los servicios de las escorts colaboradoras en La Vie en Rose.

Hacer que se pongan un determinado calzado, o si más no solicitar que les toquen y masturben con los pies es una parte de esta foot fetish.

No obstante, existen muchos ejemplos más antiguos que un simple servicio como este. Uno de ellos se encuentra en la sociedad china.

Los chinos son expertos y fanáticos de los pies, por su excitación que les provoca ver un pie pequeño. Es por ello que se considera una de las partes del cuerpo más eróticas por los asiáticos.

Freud ya lo venía diciendo en sus teorías y su psicoanálisis, y es que ser un podófilo y saber que o que te va son los pies, es algo que se viene incubando desde la infancia.

Y os preguntaréis… ¿Por qué?

Viene dado desde que la necesidad del niño por ver los genitales de su figura materna se ha visto reprimida, bajando la vista al pie y viendo esta como algo más sexual y erótico.

Sea por lo que fuere, sentir excitación por los pies y ser un auténtico “consumidor” de la podofilia no es nada malo, sino todo lo contrario, además puedes darle un nuevo enfoque a tus relaciones sexuales, convirtiéndolas en algo habitual a ser grandes polvos de desenfreno.

25 junio 2018  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.