Travestis escorts


24 febrero 2015  - 
0
Comparte
Travestis escorts

Travestis escorts: Para quienes lo desean todo

Si se trata de tomar lo mejor de ambos sexos, hoy en nuestro post proponemos una experiencia fuera de la típica relación mujer – hombre, escort – cliente. Las travestis hace tiempo que se posicionaron muy bien en el mercado del sexo. Se dice que las travestis escorts cuentan con la clientela más fiel del negocio del sexo por dinero. Veamos por qué.


Travestis escort: doblemente bueno

No se equivoque. Aunque una travesti escort es un hombre básicamente con no solo tetas sino también formas de mujer, lo cierto es que a veces es muy difícil darse cuenta de que no nacieron como tales. Por lo general, cuando más evidente se hace que en principio eran hombres es cuando desde debajo de su falda se asoma una polla gigante.

En el sexo, como hemos dicho en infinidad de ocasiones, para gustos, colores. A cada uno le gusta una cosa y puede que mañana otra. El éxito de las travestis escorts viene de la combinación de dos atributos de reconocido éxito mundial e histórico: un buen par de tetas y un buen rabo.  ¿Quién podría perderse algo así?

Se podría definir como el tercer sexo al que uno se lanza cuando se aburre de los hombres y de las mujeres. Algo intermedio con lo mejor de cada uno. Las travestis escort son las que cubren este segmento de cliente que quiere ir realmente más allá en el sexo y probar algo totalmente nuevo.

Servicios de las travestis escorts

Excepto el sexo vaginal, las travestis escorts ofrecen más o menos los mismos servicios que una escort. Las fiestas blancas, esas en las que toda eyaculación es poca, las penetraciones anales a diestro y siniestro y las potentes mamadas, son sus puntos más fuertes. Además, el grado de perfeccionamiento y parecido con el cuerpo femenino en algunos casos es tanto que pueden ser la perfecta señorita de compañía, toda una travesti escort para estar con el cliente en la situación que desee pues nadie notará si es hombre o mujer hasta el momento en el que la travesti escort se empalme y sea capaz de levantar la mesa en la que está cenando con la gran sorpresa que hay bajo su vestido.

El sexo oral es una de sus grandes habilidades pues conocen a la perfección la sensibilidad masculina y son capaces de hacer unas mamadas fantásticas según lo que los clientes comentan de sus experiencias con las travestis escorts. Si al cliente le gusta comerse una buena polla, la de un a travesti escort suele ser una de las opciones favoritas. Normalmente, las shemales están bien dotadas y según nos cuenta una de ellas, es tan común que les pidan una mamada como que les paguen por chupársela.

El sexo anal  es su mejor baza. Hay travestis escort activas, travestis escort pasivas y travestis escort interactivas. Las primeras, son las que le meten la enorme polla al cliente, las segundas, lo contrario; y las terceras, las que mejor se lo pasan porque todo el campo es orégano y sienten que tanto dar como recibir es lo mejor que se puede hacer en la vida.

Los dúplex  o los tríos  son uno de los servicios estrella. Durante el mismo, el cliente se puede tumbar y dejarse hacer; mientras una travesti escort le mete la polla por la boca otra lo hace por el culo. Y el cliente experimenta un grado de placer sublime y se siente en el mismísimo cielo. Si bien es cierto que la mayoría de los clientes de las escorts no estaría dispuesta a pasar por el gran rabo de una travesti escort, la tendencia de la curiosidad por una cita realmente diferente va al alza. Disfrutar de la compañía de una travesti escort nos puede llevar a cruzar límites físicos y psíquicos y alcanzar el éxtasis.

Además de los típicos servicios sexuales, entre el público de las travestis escorts cada vez más se reclama su compañía en eventos o viajes. Esto las iguala con las escorts, hasta no hace mucho, las absolutas reinas del terreno como señoritas acompañantes.

Son muchas las travestis escorts que pasan por chicas de arriba abajo, sin dar la menor muestra de que tienen una polla enorme bajo la falda. Las operaciones de cirugía estética, sus grandes aliadas, unida a su base femenina y maneras sensuales, facilitan que los límites entre el cuerpo de un hombre y el de una mujer se difuminen.

Caderas, culo y tetas son posibles gracias al bendito bisturí. Eso sí, ninguna se tocaría la polla pues es su gran arma en el mercado del sexo. Una travesti escort sin polla no es nadie, ni nadie la quiere. El cliente busca sexo con una mujer pero con polla, básicamente esto es lo que define la relación; las travestis escort  no dan señas de masculinidad ni física ni personalmente, solo su gran polla delata lo que fueron anteriormente a pasar por el quirófano.

Al igual que pasa con las escorts , las travestis escorts también se segmentan según nacionalidad, siendo de las más conocidas las travestis escorts brasileñas, o por edad, las travestis escorts jóvenes o travestis escorts maduras.

En todo caso, hacer una llamada y concertar una cita con una travesti escort para pasar una velada distinta es una experiencia muy recomendable, pues el cliente descubrirá el placer de ponerse al otro lado y dejarse hacer por una belleza con polla. Suelen ser muy femeninas en todos los aspectos y cautivadoras, porque su fuerza sexual es mucha y satisface a todo aquel que se deja llevar.

Se portan muy bien y los sabemos pues en los últimos años, las travestis escorts han mantenido su clientela a pesar de los vaivenes de la economía. El cliente de este servicio es muy fiel y no cambiaría su cita con su travesti escort por nada del mundo. Para él, disfrutar de la combinación de lo masculino y lo femenino en el mismo cuerpo es el mejor momento de la semana. Hay algunos que lo desean todo y otros que, simplemente, quieren ir más allá.

24 febrero 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.