Touche pas à ma Pute (No toques a mi puta)


21 noviembre 2013  - 
0
Comparte
Touche pas à ma Pute (No toques a mi puta)
En Francia, 343 famosos salen en apoyo a las prostitutas. Si la feminista Simone de Beavoir viviese en nuestros días en Francia, habría vuelto a sacar la guillotina a la plaza de la Concordia.

Una mezcla explosiva esto del feminismo y la prostitución. Por un lado, la mujer enfrentándose al hombre en todas las áreas, por otro, ofreciéndose a cambio de dinero. Era de esperar que se alzaran las voces de un lado y otro.

Pero esta vez, no han sido las prostitutas las que se han puesto en pie (recordemos aquellas manifestaciones con pancartas en las que decían: Los políticos no son nuestros hijos) sino sus aliados, los hombres que sin ellas no saben ni quieren pasar la semana, aquellos que requieren sus servicios y pagan por ellos, ahora se enfrentan a la ley.

Un gran debate sobre la prostitución está teniendo lugar en nuestro país vecino, y es que los políticos en el Parlamento francés quieren penalizar la prostitución. En apoyo a las chicas y chicos dedicados al sector, han salido
34 famosos a favor de la legalización de la prostitución, famosos que no están dispuestos a dejar que les prohíban uno de sus grandes placeres de la vida. Hay leyes a las que las celebridades no ha prestado atención, pero al afectar a la prostitución, lo han dicho claro: ¡Todo, excepto mi chica!

El proyecto de ley que el Gobierno francés quiere hacer realidad penaliza a los clientes de la
prostitución. La reacción de los famosos se ha materializado en un documento titulado 'Touche pas à ma pute! ('¡No toques a mi puta!') y firmado por "343 cerdos", tal y como se autodenominan los autores, ha sido colgado en la web de la revista Caseur.

Está suscrito por el polémico Frédéric Beigbeder, el periodista Eric Zemmour, el dramaturgo Nicolas Bedos o el abogado Richard Malka, defensor de algunos clientes tan famosos y no sólo en el mundo de la prostitución, como Dominique Strauss-Kahn.

El hecho de que un número elevado de famosos haya salido en defensa de la prostitución, clamando la injusticia de que de ahora en adelante se les penalice como clientes, ha causado un gran revuelo en la red. Los firmantes han defendido el derecho a vender encantos y placeres.

No sólo su explícito apoyo a la prostitución ha llamado poderosamente la atención de los franceses sino el paralelismo con el documento en defensa del aborto escrito por Simone de Beavoir titulado “Yo he tenido un aborto” que defendía el derecho a abortar publicando el nombre de 343 mujeres que lo habían acometido. Las feministas francesas han puesto el grito en el cielo por la comparación, y es que opinan que “la única forma de luchar contra el sistema que prostituye y la trata de mujeres es el abolicionismo”.

En concreto, este proyecto de ley que será presentado por el partido gobernante presidido por el socialista Hollande en la Asamblea Nacional dentro de un mes, aproximandamente, y que cuenta con el apoyo de la oposición del ala conservadora y de los comunistas, propone penalizar con mil quinientos euros a aquellos
clientes de la prostitución
que sean descubiertos en el transcurso del intercambio del servicio por dinero.


Considerando que no será suficiente asustar al cliente con una penalización, la propuesta de ley dispone que la multa sea de tres mil euros para aquellos que reincidan. Otras sanciones que proponen son trabajos sociales en asociaciones sin ánimo de lucro u organismos públicos en los que trabajan ex prostitutas buscando la reinserción social.

La mayoría de los franceses no apoya la propuesta

Sorprende el amplio apoyo en la escena política a estas sanciones a los clientes de las prostitutas, dado que una encuesta ha publicado recientemente que solo un quinto de la población francesa está a favor del proyecto de ley. El que los franceses sean condescendientes con los clientes de las prostitutas no se opone a que la mayoría crea que es bueno que éstos colaboren en dichas ONG´s y organismos para sensibilizarse con los problemas que genera la prostitución, además de con campañas publicitarias, etc.
Los más jóvenes, aquellos entre 18 y 24 años, se manifiestan a favor de las penalizaciones a los clientes de las prostitutas y también a la sensibilización con los problemas de éstas mediante trabajo social.

Los políticos también van de putas

Sorprende este proyecto de ley de los políticos franceses, en su mayoría hombres, por supuesto. ¿Es que ellos no van de putas? ¡Venga ya! Eso no hay quien se lo crea. ¿Cuál es el trasfondo? Aparte de dar un paso más hacia la doble moral de la política del mundo, es una manera de lavar la cara del gobierno, además de una forma de recaudación rápida, y, lo peor de todo, un empujón a las prostitutas.

El efecto de este proyecto de ley, que al parecer lo será con toda regla en diciembre del presente año, es que las prostitutas se van a tener que alejar de los centros, de los lugares por los que pasa gente, esos en donde pueden estar más seguras, y empujarlas hacia las zonas más apartadas en donde tendrán que ejercer igualmente bajo el dominio de las mafias, en su mayoría, y esperar que el cliente quiera ser benevolente con ellas, pagarles tras el servicio y marcharse sin más.

Ese tipo de cliente de la prostitución, el callejero, gusta de eso, seleccionar a su chica en la calle después de dar una vuelta en coche o pasear por las zonas señaladas. Seguirá actuado conforme a sus gustos y correrá el riesgo de las multas. Es decir, la multa no acabará con su deseo, puede que incluso lo potencie.

Multar al cliente de la prostitución callejera no es la mejor forma de acabar con las mafias, sino otro paso más hacia la oscuridad de todo el sector. Una legalización de arriba a abajo sería mucho más conveniente, como han hecho otros países como Holanda, aunque la separación del mundo de la prostitución y las mafias sigue siendo un trabajo muy difícil, no deben cejar los gobiernos en sacarlo todo a la luz en pro de aquellas mujeres y hombres que quieran dedicarse a ella y tener las mismas coberturas que en cualquier otro trabajo.

21 noviembre 2013  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.