Siete tipos de amor


14 julio 2016  - 
0
Comparte
Siete tipos de amor

Todo el mundo parece estar buscando el amor. Vemos una pastelosa peli de Hollywood y deseamos encontrar una historia así de molona. Chasco al canto. La realidad es muy diferente. Correteamos por nuestra vida con la ilusión más o menos disimulada de encontrar historias sexuales en Barcelona; un tío buenorro y sobre todo especial o una tía escultural y sobre todo buena folladora y cariñosona. Sepan nuestros lectores que ya podrían haber encontrado varios tipos de amor y no saberlo. El psicólogo estadounidense  Neel Burton nos habla de hasta siete tipo de amor en su libro Heaven and Hell: The psychology of the emotions.

Eros: Sexuales Barcelona

El amor denominado “Eros” es sexual, apasionado. Es lo que identificamos como amor romántico. En la mitología griega, se refieren a él como una forma de locura que sobrevenía después de recibir la flecha de Cupido. Esa flecha, nos hace “caer” en el amor, to fall in love. La analogía de enamorarse y caer ya dice mucho del sufrimiento que nos bridará esa locura. Además a Cupido, ese niño regordete con su arco y sus flechas, se le representa con una venda en los ojos. Claro, algunos ahora estarán atando cabos. El filósofo Schopenhauer identifica esa emoción con la lucha por sobrevivir y reproducirse. Vamos, que el amor como lo entendemos hoy en día conlleva pasión pero también una buena dosis de hostias. ¿Le suena?

Philia

El rasgo que identifica a Philia, es la amistad, ser benevolente uno con el otro. Aristóteles decía que una persona puede ser benevolente con otra, es decir, puede ser su amigo, si le es útil, simpática o si es buena, que vendría a ser una mezcla de racional y virtuosa. Según el filósofo, solo por una de estas tres razones, se entabla una amistad. ¿Dónde quedarían los contactos sexuales Barcelona en ella? Quizá ya le haya venido a la cabeza esa relación sexual que mantiene con una amiga; no es su novia pero le gusta mucho compartir en la cama su benevolencia.  

El caso de Philia es más amplio. ¿Qué hay de esas parejas que evolucionan de su amor apasionado a una verdadera amistad? Tendríamos un par de buenos amigos disfrutando de sus encuentros sexuales en Barcelona.  Esa amistad haría que el sufrimiento desapareciese porque se haría un gran esfuerzo por entenderse el uno al otro.  Gracias a Philia, pasaríamos de la loca posesión del Eros a un nivel más alto de comprensión y estabilidad en la relación. ¿Sueña usted con este tipo de amor o pasamos al siguiente?

Storge

Storge o afecto se refiere al amor familiar,  el amor entre los padres y hacia sus hijos. Cuando éstos son pequeños es casi unilateral, según el autor del libro, y asimétrico. Storge no nace según las cualidades de la persona sino que es incondicional. Podríamos decir que vamos enlazando un amor con otro. Eros, amor apasionado, que nos puede llevar a Philia, un amor que incluye amistad en el que las pasiones han sido dominadas y  Storge, amor incondicional hacia nuestros hijos.

De esas calientes veladas sexuales en Barcelona con nuestra parejita, se espera pasar a un amor más calmado y más comprensivo. Algunos afortunados llegan a ese estado de Philia. Una relación sin broncas, sin celos, en la que ambos disfrutan de ser dos individuos con un plan común; sin embargo, lo habitual es quedarse en el Eros y no superar esa ida de olla apasionada y llena de altibajos. Mola, pero también quema y sobre corazones quemados no nace Philia ninguna por muchas vueltas que le demos. Si la pareja ha tenido descendencia, aparece Storge, pero no quiere decir que los padres se lleven tan bien como un par de amigos. Los estados de amor no se tienen que dar consecutivamente.

Ágape

Ágape se identifica con el amor universal. Ágape es amar a la Madre Naturaleza, Dios o como quiera llamarlo. No depende de nada. Ni de familia, ni de otra persona ni de religión. Altruismo sería la palabra que hoy en día identifica a Ágape. Es hacer el bien a otros sin esperar nada a cambio. No hace falta decir que los estudios más recientes de psicología apuntan al altruismo o ágape como una forma pura de euforia, es el subidón de quien ayuda a alguien. Ágape se asocia con salud mental y una larga vida. Gracias a este sentimiento, el mundo no ha desaparecido todavía. Así que ¡vamos a practicar todos el ágape un poco  más!

Ludus

Las escorts de alto standing y las casas de citas de Barcelona saben mucho de Ludus. Básicamente es un amor juguetón. Implica desnudarse, bailar, seducir y disfrutar de unas sesiones sexuales en Barcelona. Lo importante es pasarlo bien, divertirse, nada de obligaciones ni implicaciones. Las relaciones basadas en Ludus son informales. “Si nos vemos echamos un polvo y si no nos vemos, nada”. Aunque parece un tipo de relación endeble lo cierto es que puede durar años hasta que alguien decida cambiar a Ludus por Eros, y entonces empiezan los celos, las preguntas, la posesión y los problemas. El hecho de que Ludus sea un amor sin compromiso facilita poder llegar a Philia, y de ahí, disfrutar de una relación mucho más rica que Eros en la que nos aseguramos los contactos sexuales Barcelona pero también una buena dosis de sufrimiento.

Pragma

El amor práctico. En Pragma, relegamos la pasión sexual por otros intereses. Quizá compartimos metas con esa persona o gustos. Puede que las veladas sexuales en Barcelona con nuestra pareja con los años se convierten en una mezcla de Storge y Pragma. Divina tranquilidad. Las personas son compatibles y disfrutan mucho de su compañía. Probablemente era la cualidad esencial en los matrimonios de conveniencia. Aunque parece pasado de moda, vemos Pragma en parejas de famosos o en algunos políticos, como los Clinton.

Philautia

Philautia se refiere al amor hacia uno mismo. Si uno se ama demasiado puede conllevar actitudes egoístas, injustas y conflictivas. La ausencia de Philautia también es un problema.

¿Por cuántos estados de amor ha pasado en su vida?

Encuentros Sexuales Barcelona -> http://www.lavieenrose.es/es/otras-fantasias-sexuales-y-fetiches/

14 julio 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.