Sexo y deporte: una combinación mejor de lo que se cree


22 diciembre 2014  - 
0
Comparte
El sexo y el deporte, mitos

Mohamed Alí, el gran boxeador de todos los tiempos, se abstenía de disfrutar del sexo antes de subirse al ring; incluso Plantón dijo a los griegos que se abstuviesen de practicar sexo si se iban a presentar a las olimpiadas, sin embargo la ciencia sugiere que ahorrar esa energía no significa que se canalice para el esfuerzo deportivo. Al contrario, en las mujeres, los orgasmos atenúan los dolores musculares y en los hombres la subida de testosterona ayuda a estar más fuerte.


Sexo la noche antes de una competición

Ante la duda, mejor hincarle el diente a nuestra parejita en la cama la noche antes de una carrera deportiva o cualquier otro evento del tipo. Muchos piensan que ahorrar esa energía les hará más agresivos sobre el terreno de juego y que así serán más competitivos.

¿Realmente lo que no gastamos en la cama lo gastamos en la maratón? Parece no ser así para los estudiosos del tema.

Algunos deportistas evitan mantener relaciones sexuales antes del juego creyendo que esa testosterona les servirá para ganar. Quedarse con esa corrida dentro de sí mismos les hace creerse más poderosos. Al contrario, el consejo es que sí lo practiquen.

Cuatro estudios han proclamado lo opuesto a la creencia popular, así que vuélvase a la cama con su acompañante. Estos estudios muestran que más que algo desaconsejable es muy recomendable darse un homenaje en la cama las horas antes de la competición. El sexo no quita fuerzas ni resta concentración, al menos en los hombres. Tanto en halterofilia como en atletismo, los participantes demostraron gozar de buen estado mental para sus pruebas después de una noche de pasión.

¡Ojo! Las pruebas demostraron que los participantes sí estaban distraídos al practicar sexo dos horas antes de la competición.

El mito, es solo  un mito

Definitivamente, el hecho de gozar del sexo antes de una carrera, un partido o una competición, no resta fuerzas a los sujetos. En el caso de los hombres, el orgasmo la noche anterior, les ayuda a subir el nivel de testosterona en la sangre y con ello, su fuerza y su poder en las piernas.

En el caso de las mujeres, se descubrió que sentir un orgasmo la noche antes del evento deportivo inhibe un transmisor de dolor durante las siguientes veinticuatro horas, lo que ayuda a sentir menos dolor en los músculos.

El poder de la mente

Aun así, el poder de la mente pesa mucho en cada uno de nuestros actos y deseos. Algunos médicos aseguran que si el competidor cree que le viene mal practicar sexo la noche antes, probablemente se hará realidad su creencia; y lo mismo en el caso contrario. Muchos relacionan el sexo con la fiesta el alcohol y la comida en exceso y por eso rechazan la idea del sexo la noche antes de competir.

Escorts deportistas

Las chicas que se dedican a ser prostitutas y que se definen como escorts deportistas llevan una intensa vida. Aunque no compiten en las olimpiadas ni son famosas por sus marcas en las maratones de las capitales del mundo, sí que someten a su cuerpo a un ritmo de competición.

En general, todas las escorts se cuidan mucho físicamente. Hay algunas, como las escorts negras, escorts mulatas o escorts brasileñas que no tienen que luchar mucho en el gimnasio por un cuerpo fibroso sino que les viene de la Madre Naturaleza, pero otras sí llevan una vida en la que el gimnasio, la dieta y las jornadas de footing son parte de su día a día.

Las escorts deportistas se dedican fuera de sus horas como trabajadoras sexuales a practicar algún deporte en profundidad. Estas prostitutas tienen mucho éxito con esos clientes fascinados con los cuerpos fibrosos, la flexibilidad y la resistencia. Quizá ellos también se han dejado seducir por ese estilo de vida y quieren una compañera sexual del mundo del sudor y las metas.

La experiencia nos cuenta que ser una escort de lujo  requiere un cuidado físico intensivo. La mayoría de las chicas dedican parte de su tiempo a las pesas, los abdominales y la cinta andadora o el spinning. Después, el trabajo, quizá una fiesta sexual, una bacanal romana, a veces esas fiestas duran toda la noche, hay que estar muy en forma para dar la talla.

El sexo como un tipo de deporte

¿Podemos decir que practicar sexo es como practicar deporte? En realidad, depende de los que seamos capaces de hacer en la cama pero en muchas ocasiones sí que se parece bastante.

El sexo eleva el ritmo cardíaco y hace circular la sangre con alegría por todo el cuerpo limpiándose con más rapidez que si nos dedicamos a ver la tele.

El sudor es un baño natural en el que se abren los poros de la piel purificándose del ambiente pegajoso de la ciudad y lavándose en profundidad.

Los músculos trabajan con mayor o menor presión dependiendo de la postura, ya sabemos que puede resultar ser una auténtica maratón.

Hasta ahora, son cosas que hacemos igualmente en el deporte; ¿y qué hay del contacto físico?

Tanto en algunos deportes como en el sexo el contacto físico está ahí, imaginemos una lucha grecorromana, un partido de fútbol o el judo.

Además, entre ambos existe otro punto en común que es el gasto de energía, además de la diversión y satisfacción aunque no hayamos ganado la medalla de oro.

Igual que en la práctica del sexo, el deporte permite conocer gente nueva, establecer nuevas amistades y relaciones de pertenencia a un grupo, intimidad con otras personas y sobre todo dejarnos con una agradable sensación después de hacerlo, no en vano es una explosión de endorfinas, esas hormonas que nos hacen sentirnos muy bien después de un esfuerzo físico.

Algunos podrán usar la experiencia para marcarse el farol entre los amigos y otros desearán repetir la ocasión o cambiar de compañeros, en todo caso, en el 2015, no dejen de practicar ni uno ni otro.

22 diciembre 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.