Putas de lujo: Una clase de sexo


25 agosto 2015  - 
0
Comparte
Putas de lujo: Una clase de sexo

Putas de lujo: Una clase de sexo

Para muchas prostitutas  el negocio del sexo es bueno simplemente porque es negocio. La necesidad imperiosa de forrarse de pasta y sentirse en la cima del mundo puede encontrar su contraparte en ser puta de lujo en Barcelona. Sexo, noche, velocidad y mucho dinero son los adjetivos que acompañan a una señorita de compañía  por todo lo alto, una escort de lujo.

¿Y qué diferencia hay entre una escort de lujo  y una puta? Básicamente, la puta se encuentra en la calle y la escort es una profesional del sexo que hace los mismos servicios a sus clientes pero se contacta con ella por teléfono y hace salidas a hoteles , salidas a domicilios  y también a clubes de alterne de alto standing. 

Para algunas la cosa está bastante clara; la prostitución es un negocio, y el negocio es bueno, entonces la prostitución es buena. No vamos a entrar en si lo es o no, mientras sea entre adultos, voluntariamente y se vigilen la salud e higiene.

Escorts independientes

Las escorts independientes en Barcelona  se anuncian en internet como aquellas profesionales que ofrecen sus servicios sexuales como pueden ser el francés natural , el griego profundo , el dúplex  o las fiestas privadas , sin más intermediarios que ellas mismas. Las escorts independientes atienden su teléfono y se sirven de hoteles o domicilios para cumplir los deseos más sucios y perversos de los clientes. No hay agencias, ni encargados, ni responsables que cobren parte del dinero de su trabajo. Normalmente la habitación la paga el cliente aparte de los servicios sexuales acordados.

Las escorts independientes a veces trabajan en grupo, como si fuesen una agencia, y sin embargo no lo son; profesionales que se dedican al sexo sin dar cuentas a nadie pero quizá se anuncian en la misma web para dar más opciones al cliente.

El servicio sexual

¿Realmente la prostitución vende solo sexo o es sexo y algo más? Según la mayoría de escorts de lujo  y putas de lujo en Barcelona , sus clientes buscan una satisfacción sexual acompañada de una conexión humana. Sentir el abrazo, la piel, el cariño de otro humano es parte esencial de las personas, de ahí que cuanto más aislado, peor humor se fragua en el interior.

Los humanos somos los seres más sociales de la tierra. La inmensa mayoría desea que llegue el fin de semana para ver a otros y pasarlo bien, hacer algo con alguien especial o ver a los amigos y divertirse pero no todo el mundo tiene a mano el uso y disfrute de la vida social y es ahí donde las putas prestan un gran servicio a la humanidad.

El abrazo, el beso, las caricias, el sexo y por supuesto la conversación, todo forma parte de lo que necesita una persona para sentirse conectado al mundo, lleno, querido, aceptado. El sexo se ha definido por algunos psicólogos como la manera de conectarse con la humanidad y no tanto por el mero placer físico, dado que para ello tenemos la masturbación muy a mano y, sin embargo, no es el mismo placer. 

Lo mejor que ofrece una escort de lujo es esa compañía, ese placer físico junto con el placer mental de sentirse acompañado, conectado y deseado.

Una clase de sexo

Las escorts de lujo en Barcelona y las putas de lujo también tienen otra función importantísima que el resto de mujeres del mundo bien podría agradecer, pues en cada cita, dan una clase sobre cómo tratar en la cama al sexo contrario. Muchos hombres no tienen experiencia o simplemente no logran complacer salvajemente a una mujer y se sirven de la cita con una puta de lujo para recibir la lección más importante de su vida.

El sexo oral , el cunnilingus o lo que viene siendo comer el coño a una mujer no es un arte dominado por todos, y no es de extrañar pues nadie nace con la lección aprendida, tiene sus muchos secretos que han de ser aprendidos y dominados. Una escort de lujo puede enseñar a comer el coño de la mejor manera posible y el cliente puede tener mucho éxito en sus citas románticas con este conocimiento ancestral.

Subidón de autoestima

Entre los hombres, ser un gran follador, ser aclamado por las mujeres y requerido para satisfacerlas sexualmente es colgarse la gran medalla del universo. Probablemente el sexo está sobrevalorado entre ellos pero es un hecho que un mal follador, un picha floja, un picha corta, y todos esos pavorosos adjetivos son una reputación que ninguno desea.

Las escorts de lujo y las putas ayudan a que el cliente sea mejor machote en la cama, que sepa lo que hay que hacer y que además lo haga bien; esto contribuye directamente a subir su autoestima, satisfacer a una mujer es el sueño de muchos hombres y gracias a la práctica del sexo con una escort de lujo en Barcelona puede conseguirlo.

Putas de lujo y hombres casados

Muchos clientes de las escorts de lujo en Barcelona están casados. La prostitución es la forma en que algunos hombres se apoyan para poder seguir casados. Por ejemplo, una esposa que no sea muy sexual o que no guste de ciertas prácticas como el griego profundo, puede perder al marido si éste encuentra una amante con la que hacer todo tipo de fantasías sucias y perversas y comienzan una relación. Sin embargo, el peligro de perder el matrimonio desaparece si el marido se deja querer por las putas de lujo y practica con ellas todas las cosas que su esposa no acepta practicar.

Y lo mismo para las esposas que no consiguen un buen orgasmo con sus maridos, pueden echar mano de los servicios de un puto o gigoló, porque las delicias de una amante propiamente dicho harán tambalearse el matrimonio rápidamente.

Por lo tanto, sírvase de la prostitución para recibir la lección que le hace falta, para practicar todo aquello que siempre soñó y para sentirse conectado con la humanidad y poder pensar en otra cosa que no sea el sexo.

25 agosto 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.