Putas de lujo.


29 junio 2015  - 
0
Comparte
Putas de lujo.

Una puta de lujo es una mujer de bandera que explota económicamente su don

Acompañantes de lujo para cualquier situación o evento, escorts de alto standing  para sus días y noches más especiales. Comúnmente llamada puta de lujo , estas escorts marcan la diferencia con respecto a sus compañeras. Viajan por todo el mundo, tienen un nivel de educación superior y hablan idiomas. Veamos cómo es ser puta de lujo en el negocio del sexo por dinero.

En Barcelona uno de los sitios con mejores referencias para encontrarse con una puta de lujo y dar paso a una noche inolvidable es La vie en rose . Ya que vamos con una escort de lujo también querremos estar rodeados de buen gusto y que todo quede a nuestro parecer, sin sorpresas negativas ni giros inesperados. Los clientes de las putas de lujo suelen saber muy bien lo que buscan en una escort así.

Por encima de la nacionalidad, están la educación y las buenas formas. El cliente de las putas de lujo no quiere jugársela ya que muchas veces concierta una cita con una puta de lujo para quedar bien en un evento tan importante como una boda, una cena de negocios o simplemente de acompañante en un viaje con la certeza de pasarlo bien.

Escorts negras escorts brasileñas , escorts venezolanas  o escorts rusas  triunfan como putas de lujo porque pueden dar la talla de esmerada señorita acompañante y bomba sexual en la cama. Dentro y fuera del mundo de la prostitución es difícil encontrar tal combinación por eso los perfiles de putas de lujo no son muchos, ni todos los que dicen serlo. Lo mejor para una cita perfecta es conocerse en la barra del bar de La vie en rose y desvelar algo de la compañía que estamos eligiendo para una velada tan especial.

Gato por liebre

Muchas son las webs y los locales que anuncian putas de lujo. Después, el cliente se lleva el susto de su vida cuando ve en vez de una acompañante de lujo  a cualquier puta de barrio entrando por la puerta. Si queremos quedar bien delante de nuestros amigos, es mejor apostar por un lugar de calidad y trato serio con el cliente.

No pocas veces se leen en internet los comentarios del chasco que se llevó el cliente cuando una puta tipo Carmen de Mairena tocó la puerta de su apartamento. ¡Horror! Tiempo perdido y además no hay forma de quitarse la sensación de que a uno lo han tomado por tonto. 

Y lo mismo se puede decir del trato en el sexo. Hay putas que dicen ser putas de lujo y después manifiestan excesivamente su deseo de terminar cuanto antes el polvo e irse con el dinero en la cuenta. Ser puta de lujo atañe muchos aspectos.

Putas de lujo en todos los sentidos

Si ha sobrevivido a una experiencia como explicábamos en el párrafo anterior, no estará dispuesto a ponerse a tiro de una empresa de servicios sexuales que no tenga la garantía necesaria.

Una puta de lujo es mucho más que un tipazo. Cierto que los clientes del mundo de la prostitución buscan ante todo follar con escorts despampanantes, tan guarras como sea posible en la cama, y siempre dispuestas a todas las prácticas que se le pidan y más. Después de todo, ser puta es lo que tiene. Pero ser puta de lujo va más allá de eso.

Una mujer de bandera es lo que muchos ansían y pocos encuentran. Quizá no tienen tiempo para conquistar, quizá no quieren esforzarse demasiado si pueden pagar por ello y obtenerlo en una hora.

Una puta de lujo es una mujer de bandera que explota económicamente su don. Escorts con clase, educación y conocimiento de idiomas, experiencia en las diferentes situaciones sociales, henchir el ego de su cliente delante de sus amigos; las putas de lujo saben muy bien cuando poner la pimienta en la conversación para que su cliente quede como un rey. Esto se paga. La tarifa de una puta de lujo es más elevada que la de una puta cualquiera sin menosprecio de éstas, pero es que en el mundo del sexo por dinero hay niveles y muchos y cuanto más arriba, más caro y mayor recompensa por la elección.

Puta de lujo vs. Geisha

Hemos oído hablar mucho de las geishas. ¿Son putas de lujo japonesas , pero al fin y al cabo, putas? El lejano y exótico país del sol naciente es celoso como ninguno de sus mujeres, de hecho, está prohibido que los extranjeros entren en sus burdeles.

Las geishas se convierten en tales después de pasar varios años en una escuela especializada. Son duchas en artes, ciencias, canto, música, idiomas, entretenimiento de cualquier tipo, danza, contar historias, relatar hechos. Las geishas no se definen como putas, y tampoco sus clientes las definen como tales. En nuestra opinión es como si no quisieran ver la realidad, pues una geisha se asemeja bastante a una puta de lujo, pero ataviada con una cultura milenaria.

Si las geishas todavía no se han dejado ver como putas de lujo en Barcelona, lo cierto es que las escort japonesas sí empiezan a verse en webs de alto standing como acompañantes de lujo que vienen pisando fuerte.

En todo caso, la compañía más exquisita y acertada para nuestras citas más especiales sea la de una puta de lujo; no dude en concertar una cita en la barra del bar de La vie en rose para conocerla en persona mientras toman una copa y charlan sobre sus afinidades y lo que la noche les prepara.

Expertas en sexo y en el trato agradable, capaces de hablar en el idioma de su cliente o en otro, con sus cuerpos de escándalo y explosivas bellezas, las putas de lujo están muy demandadas desde que el mundo es mundo. 

Las putas de lujo saben de antemano lo que el cliente busca y son capaces de dar lo mejor de sus curvas y de su saber estar. Toda una acompañante de lujo en la calle, y todo un volcán en la cama. Justo lo que estaba buscando.

29 junio 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.