Por qué nos ponen los chicos y las chicas malas


11 agosto 2015  - 
0
Comparte
Por qué nos ponen los chicos y las chicas malas

Un tío con la voz grave y una chupa de cuero, con actitud indulgente como si nada le importara más que ese pitillo que se está fumando ahora mismo… Una chica con aspecto rockero y una dureza aparente que diríase que nada va a acobardarla, con su chaqueta de tachuelas a la cintura realzando esas caderas… Son ideas que nos incitan. O más que eso, que nos excitan.

Muchos son los hombres y mujeres que se sienten (nos sentimos) atraídos por esos perfiles de los que se supone que deberíamos apartarnos, esa mala gente de la que se supone que hay que estar alejado/a pero que sin embargo nos atrae, muy intensamente.

¿Por qué? Bueno, hay un poco de eso juego tan electrizante que es “prohibir”. Lo que nos está vetado atrae más que nunca nuestra atención, nos llama poderosamente… y cuanto más grande es la tentación más difícil es resistirse. Y luchar contra nosotros mismos y nuestros instintos sube la intensidad de las cosas.

Sexo con escorts barcelona y otros placeres prohibidos

Otra pieza que interviene en este puzzle es la de los opuestos. Es fácil que una niña buena o un chico correcto estén cansados de ser el modelo, esa “buena persona” que todo lo que hace está bien. Basta ya de ser santurrones y santurronas. En esta vida hay que arriesgarse. Y lo mismo ocurre con cualquiera con una vida “normal”. Trabajo, casa… ¿por qué no introducir algo más excitante?  ¿Por qué no probar una noche de sexo intenso con escorts barcelona? O, para ellas, dejarse seducir por un chulo de bar que no quiere más que un rollo de una noche.

Si hay un  terreno en el que es interesante probar, más que en ninguno otro, es en el sexo. Nuevas posturas, nuevos escenarios, nuevas compañeras de cama… y las escorts barcelona son muy buenas partenaires. ¿Te lo vas a pensar? ¿O prefieres vivir la experiencia? 

11 agosto 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.