Pero, ¿qué es lo que quieren las mujeres?


09 junio 2014  - 
0
Comparte
El deseo sexual de las mujeres
Por más que se haya proclamado otra realidad femenina, lo cierto es que si bien se siente muy cómoda con una pareja estable que le aporta seguridad e intimidad, llegará un momento en el que el deseo sexual desaparecerá y sólo se solucionará con un nuevo amante.

Lo que un hombre busca cuando se pone, está bien claro. En general, su deseo sexual es repetido, consistente y directo. Si mostramos sexo gay a un hombre hetero, éste reaccionará con sangre fría, si le mostramos sexo hetero, en seguida manifestará física y emocionalmente que le gusta lo que ve. Es decir, en los hombres no hay equivocación: si le gusta, se pone cachondo. Punto.

Las pastillita azul, viagra, y su gran éxito demuestran lo fácil que es poner a un hombre; un mecanismo muy sencillo en el que la corriente sanguínea genital aumenta y provoca la erección, lo cual significa que el deseo está activado.

Una mujer es algo muy diferente. Si medimos el deseo sexual femenino por la lubricación de la vagina vemos que responde al ver a dos mujeres follar, igual que a dos hombres o a un hombre y una mujer. He ahí la cuestión, que una mujer puede mostrar sexualmente excitada sin realmente querer sexo, por eso, no ha nacido una viagra femenina, puesto que la preparación física no está directamente relacionada con la preparación mental. Puede que físicamente se esté lubricando pero no significa que la mujer quiera follar inmediatamente mientras que en el hombre, el hecho de que se le ponga dura, sí es un signo inequívoco.

Podría ser la razón por la que un hombre se siente satisfecho obteniendo 
sexo por dinero, y el frecuentar la compañía de escorts de lujo le es más que suficiente para sentirse bien consigo mismo.

Lo que la mujer quiere

Por un lado, existen evidencias de que las mujeres buscan una intimidad y cercanía con la persona con la que van a practicar sexo que solo se asocia a su género. Si nos basamos en razones naturales, las mujeres sólo tienen un útero para albergar un feto con lo cual deben elegir bien al compañero sexual, y tienen un riesgo mayor de contraer enfermedades de transmisión sexual con lo cual, tienen más razones para ser cuidadosas a la hora de elegir.

Por otro lado, el orgasmo femenino necesita de más tiempo así que las posibilidades de disfrutar plenamente con un hombre con el se acuesta por casualidad son menores que para él, quien normalmente tiene un orgasmo bastante rápido. La mujer que quiera disminuir las posibilidades de sufrir daños y aumentar las de obtener placer, optará por conocer al hombre antes de llevárselo a la cama. En cierto modo, las mujeres están programadas biológicamente para tener relaciones, no solo practicar sexo. De ahí, que algunos científicos subrayen que las mujeres están hechas para la monogamia y el matrimonio, porque gustan de esa estabilidad y reciben mucho más placer sexual de una relación de confianza más que con un anónimo.


¿Problema resuelto?

Para nada, en estudios en los que se dijo a las mujeres que su información sería absolutamente confidencial y que podían contar toda la verdad de su vida sexual con confianza, las historias que relataron se parecían bastante a las historias que cuentan los hombres con la boca bien abierta delante de sus amiguetes.

De hecho, si las mujeres pudieran estar seguras de que no van a recibir ningún daño y que van a ser complacidas y satisfechas sexualmente, practicarían tanto sexo como los hombres. Algunos científicos señalan que los típicos celos masculinos existen porque las mujeres son infieles, si no, ¿por qué se daría esta característica en el varón? ¿por qué crearía la naturaleza una alerta si no hay ninguna razón?

Por otro lado, la naturaleza ha programado a los humanos para que su esperma compita. La evolución ha hecho que las mujeres busquen diferentes compañeros sexuales en época de procreación para que sus espermas compitan en la vagina y solo el mejor llegue al óvulo. De hecho, durante los días fértiles, muchas mujeres se acuestan con los hombres que tienen buena calidad en su semen pero que son poco aconsejables como pareja pues no son monógamos.


Ellas desean una relación, pero se divorcian más

Las mujeres buscan y se sienten más cómodas en una relación sentimental, sin embargo inician los procesos de divorcio más a menudo que los hombres, y tienen menos posibilidades de encontrar salud, felicidad y riqueza en el matrimonio que los varones. Muchas son las que se sienten ligadas a sus compañeros pero no ven en ellos un compañero sexual. Cuando la mujer se hace adulta y su libido disminuye también lo hace el interés sexual por su compañero con el que lleva años de relación.

El bueno, las aburre

Si la mujer está tan preparada para la monogamia y el matrimonio, ¿por qué muchas no sienten pasión por un hombre bueno y fiel y deciden buscarla en escapadas sexuales de las que nadie sabe nunca?

Las nuevas investigaciones dicen que el estereotipo de mujer con un compañero sexual que necesita de esa intimidad y monogamia se va desmoronando dejando lugar a una sexualidad emergente poderosa, flexible, compleja e incluso rebelde.


Cuanto más excitada, mejor

Muchas mujeres de hoy practican más sexo que antes y lo hacen tanto con hombres como con mujeres. Al igual que los hombres, cuanto más ardientes más estrecha su visión sexual, las mujeres cuanto más cachondas más abiertas en cuanto a practicar otras cosas y probar a otra mujer.

Quieren sentirse deseadas


Como conclusión, podemos decir que las mujeres sueñan con un hombre que les dé placer y las haga sentir profundamente deseadas, y un hombre sueña con una mujer a la que puede volver loca de placer. Después de todo, ellas no están celosas de una chica a la que nadie desea, aunque tenga muchos orgasmos, pero sí lo están de aquella a la que todos desean.

Por más que se haya proclamado otra realidad femenina, lo cierto es que si bien se siente muy cómoda con una pareja estable que le aporta seguridad e intimidad, llegará un momento en el que el deseo sexual desaparecerá y sólo se solucionará con un nuevo amante.
09 junio 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.