Mirones


14 diciembre 2015  - 
0
Comparte
Mirones

Voyeur: el deseo crece en silencio 

Las chicas de compañía en Barcelona no solo ofrecen los más sublimes placeres sino también satisfacen las fantasías más sucias y perversas. Una puta o una escort tienen muchos servicios que ofrecer a sus novatos y fieles clientes. Además del francés, el griego, la garganta profunda o el lésbico, las escorts extranjeras en Barcelona, escorts españolas o escorts catalanas también tienen la clave de otros pecados. Seguimos con nuestra curiosidad por desvelar las historias de las chicas de compañía con los clientes más morbosos e imaginativos. ¡Cómo nos gustan!

Hoy vamos a hablar sobre voyerismo, que no es ser bollero sino voyeur, mirón en francés. Esta parafilia o fetiche, según se prefiera llamar, se refiere a la excitación sexual por medio de mirar a otras personas en momentos que no creen estar siendo observadas. 

No se alarme. Todos llevamos un voyerista dentro. ¿A quién no le gusta mirar a un ser extremadamente hot mientras pasea por la calle despreocupadamente? ¿Quién no robaría unos segundos de la intimidad de aquella escultural escort que toma una ducha antes de meterse en la cama?

Venga, no seamos mojigatos, todos lo haríamos. Pero ¿qué diferencia un ratito de placer a ser un voyerista o mirón redomado? La diferencia está en que cualquiera podemos echar un ojo en esas situaciones pero en el segundo caso, el mirón necesita irremediablemente para excitarse y llegar al orgasmo poner en práctica su adicción: mirar a alguien cuando no sabe que está siendo observado.

El voyeur era yo

Las chicas de compañía en Barcelona con las que charlamos esa noche en La Vie En Rose son escorts italianas y escorts egipcias entre otras escorts extranjeras. Les preguntamos sobre su experiencia con un mirón, tanto antes como después de dedicarse a ser putas en Barcelona.

La escort cubana, entre risas, nos dice que cree que lo normal para una mujer es ser objeto de deseo de un mirón al menos una vez al día; su experiencia antes de ser puta con los mirones es tanta como después de dedicarse al mundo del sexo por dinero. Tiene curvas generosas, grandes tetas, piel morena, melena negra brillante, ¿qué esperaba? ¿Qué no la miraran con lascivia por la calle?

No siempre se da la situación de que el mirón disfrute de su fetiche sin que los observados se den cuenta. La escort italiana nos cuenta que para ella es bastante normal la cita con un hombre y una mujer. Muchas veces son matrimonios o parejas de morbosos que quieren follar y que alguien los mire. La escort italiana dice que en ocasiones ella ha tenido que ponerse en el papel de mirona y excitarse con la visión de una pareja follando delante de ella. 

Escort egipcia y fantasía doble

La escort egipcia nos cuenta  que a ella le suelen pedir fetiches porque su origen y su imagen son exóticos y la gente se deja llevar por su sensualidad y misterio. La escort egipcia ha estado en el papel de mirona y en el papel de la exhibicionista, porque, claro, cuando alguien se expone y sabe que la están observando buscando la excitación sexual, una deja de ser una palomita suelta y se convierte en una exhibicionista de alto copete.

Me pidieron una cita para dos, cuenta la escort egipcia, porque uno de mis servicios es la atención a parejas, así que nos tomamos una copa en La Vie en Rose y subimos a una de las habitaciones de lujo. La mujer me dijo que quería follar conmigo y que la mirara su marido porque él era un voyeur y necesitaba de esto para excitarse sexualmente y poder llegar al orgasmo. Así que nos empezamos a besar delante del hombre y la tumbé sobre la cama donde empecé a comerle el coño con lentitud y dándole mucho placer. La escort egipcia nos asegura que la excitación de la mujer era mucho mayor que la del hombre, el pobre quizá estaba acostumbrado a quedarse mirando sin catar lo que enfrente de él se cocía. Si el hombre era un mirón, ella era una exhibicionista declarada, estaban casados y disfrutaban de su fantasía a menudo; quedaban con escorts colombianas, escorts españolas, escorts catalanas, lo que fuera, y se ponían a practicar su fantasía.

Así que el mirón, normalmente el hombre, y, la exhibicionista, normalmente la mujer, en un matrimonio de los más divertidos y recomendable para invitar a las veladas más entretenidas. ¿No le gustaría tener una pareja de amigos así?

La escort madura nos cuenta su experiencia con el voyeur. Eso del mirón es una cosa mucho más habitual de lo que parece, puede que de todas las fantasías ésa sea una de las que más me piden, nos dice la escort madura. Hay hombres y mujeres hartos de follar, hartos de irse de putas en Barcelona y por el mundo entero, no es extraño que el sexo sea la meta de mucha gente. Para mí, dice la escort madura, lo ideal es experimentar e invitar a la pareja, si es que se tiene, a tomar parte en las fantasías y deseos más ocultos de ambos. Cada vez es más normal que no solo me cite un hombre sino que lo haga acompañado de una mujer, bien su novia o su mujer. Para mí, nos cuenta la escort madura, esto es un signo de avance en los tiempos, la gente debería follar más y hablar menos.

Una casa aparentemente vacía

La escort española charla con nosotros sobre su experiencia con un voyeur; acordaron pasar una tarde juntos en la casa del cliente donde ella se comportaría como si él no estuviese, de hecho, solo se conocerían cuando él deseara sexo. Alguien la esperó en la casa para abrirle la puerta y después se marchó. Todo formaba parte de la fantasía. Ella se paseó por la casa, se dio un baño, se depiló las piernas, se maquilló y se puso un albornoz; después de servirse una copa de vino se masturbó sola en la habitación sobre la cama, entonces apareció el mirón.

14 diciembre 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.