MILF y lo que el tórrido acrónimo esconde


17 noviembre 2014  - 
0
Comparte
El acrónimo MILF y las escort pornstar

Las mujeres de los cuarenta a los cincuenta y cinco tienen una vida sexual plena y tan excitante como la de sus mariditos en compañía de las escorts pornstars.

MILF es el acrónimo inglés de mother I'd like to fuck. Bonito, ¿verdad? Entre los términos que viajan de un lado a otro del océano y cada vez más rápido gracias a las redes sociales, está MILF. En realidad, la historia del jovencito teniendo una aventura sexual con una mujer mucho mayor que él no es nada nuevo, pues, seamos realistas, cuesta mucho encontrar verdaderas novedades bajo el sol, pero dado que de sexo hablamos en este blog y que el término tiene su gracia, hoy abordamos el sexo entre hombres jóvenes y mujeres maduras. ¿Alguien ha pasado por ahí?

Las siglas MILF nos llegan desde Estados Unidos y hacer bullir las cabezas de arriba y de debajo de los jovencitos que están deseando tener una historia sexual bien caliente e ilimitada con una mujer con amplia experiencia en el sexo que necesita mucha más caña de la que le da su agotado maridín.

Eso sí, no vale con ser madre, pues MILF se refiere más bien a una cuestión de edad. Se trata de  que el muchacho se acuesta con una mujer que podría ser su madre, así que no entran las menores de cuarenta años y la oportunidad de entrar el acrónimo se extiende hasta los cincuenta y cinco, aunque Marlene Dietrich tuvo amantes hasta pasados los sesenta.

La plenitud sexual femenina después de los 35

Parece mentira que las mujeres no se hayan liberado antes, pero lo cierto es que, según algunos estudios, las mujeres empiezan a vivir su plenitud sexual a partir de los treinta y cinco y se extiende hasta los cincuenta o más. ¿Qué pasa para que una mujer se espere tanto a hacer de tigresa en la cama?

Algunas responderán que el factor social tiene mucho peso y también las parejas estables con las que no pueden sacar a relucir la bomba sexual que llevan dentro por los prejuicios de su propio compañero.

Para algunas, incluso en el siglo XXI, es difícil engancharse con alegría al pollón de su novio y chuparlo a todas horas por puro placer y, además, disfrutar del mismo placer sin tener que pedir o desear que le den un buen lametón varias veces al día.

No, la cosa sigue sin ser así de fácil para muchas mujeres. Por eso, aquellas que llegan a edad madura y otean un jovencito, quizá amigo de su propio hijo, que transmite su deseo carnal por todos los poros de su piel, se atreven con la aventura sexual y mandan a su marido a hacer la compra mientras se dan un buen revolcón y enarbolan la bandera más feliz de sus vidas: ¡Soy una MILF!

El auge de las sexshops y las reuniones tuppersex

No queremos ser malpensados, pero, ¿a qué viene este auge del sexo con imitadores del pene masculino? ¿Es que algunas se lo pasan mejor con el aparatito que con su compañero de maratones sexuales? Y yendo aún más allá, ¿quién le mete el aparatito a quién?

Las sexshops son aquellas tiendas que se han vuelto indispensables en los barrios de todas las clases. Es como comprar el pan. Un escaparate de lencería lujuriosa acompañada por penes de silicona con estrías, extrañas formas o combinados que entran por detrás y por delante a la vez, son nuestras vistas en los vecindarios, ¡así da gusto pasear! Hemos aceptado que el sexo es un juego y que todos queremos curiosear y darle alegría al cuerpo.

Antes, ir a Holanda y pasear por su famoso Barrio Rojo era todo un espectáculo, ahora se encuentran consoladores más grandes en cualquier pueblo español, con una amplia gama de lubricantes y artilugios juguetones de todos los tamaños. Los españoles han dicho sí al sexo y a las sexshops, y las españolas han dicho sí a las reuniones de tuppersex en casa de una amiga. Bueno, esto tiene una lectura diferente, porque, ¿es necesario esconderse en casa de una amiga para ver todos los juguetitos juntos y comprar? No, realmente no, a menos que luego se proceda a hacer una orgía en confianza.

Escorts pornstars nos abren sus secretos

Sí, las escorts pornstars  son de las más recomendables para que nos hablen de cómo se ve el sexo hoy en día. ¿Hemos salido ya de la represión de la religión y del machismo?

La escort pornstar que, como cabía esperar, ha follado más que todos juntos, nos cuenta que, en general, la imagen que los hombres tienen de las mujeres es la de objeto para su propio placer sexual pero no se paran a pensar en el placer de ellas o muchas veces lo olvidan con pasmosa facilidad. “Creen que follar con una chica y darle placer es solo metérsela y olvidarse de que todo el cuerpo femenino es una zona erógena, no solo el coño”.

Pues a ver si van aprendiendo que ya llevan mucho tiempo haciéndolo, ¿no? Afortunadamente, muchos hombres son diestros en el arte de la cama y saben dar mucho y gran placer a su compañera pero reconozcamos que otros son lo más parecido a un harakiri.

La escort pornstar nos cuenta que los hombres sienten vergüenza al pedir ciertas cosas a sus parejas y que por eso acuden a los servicios de una escort pornstar como ella, que no se asusta de nada de lo que se le pueda pedir. “Las mujeres siguen teniendo un campo que conquistar que es el sexual y aunque haya avanzado mucho, hasta que desde la primera hasta la última mujer no disfrute de su sexualidad plenamente, con hombres y con mujeres, y se coma tantas pollas como coños le apetezcan, no habremos conseguido la meta de follar a gusto tanto como ellos”.

Muy bien lo de las sexshop y las reuniones de tuppersex y posterior práctica con los juguetitos, pero lo mejor del post, es pensar que las mujeres de los cuarenta a los cincuenta y cinco tienen una vida sexual plena y tan excitante como la de sus mariditos en compañía de las escort pornstars.

17 noviembre 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.