MÁXIMO PLACER PARA UN HOMBRE


28 octubre 2016  - 
0
Comparte
MÁXIMO PLACER PARA UN HOMBRE

Escorts universitarias y otros tipos de escorts jovencitas se anuncian a diario en Internet y, no es para menos, su club de fans crece cada día. Todos los hombres queremos un bocadito de juventud. Piel tersa, tetas firmes, risa fácil y algo de esa inocencia de la que no queda ni rastro en nosotros. Pero no se equivoque. La dulzura de las escorts maduras no tiene nada que envidiar a sus compañeras de profesión. Sumerjámonos hoy en el misterio de las escorts maduras, su poder de seducción, experiencia y morbazo.

Las escorts maduras son como el vino. Pasa el tiempo y van ganando puntos. Muchos pensarán que prefieren a una jovenzuela con el culo respingón. Éstos, deben recordar que con el culo respingón también va la tontuna, inmadurez y falta de conciencia universal.

Las escorts maduras son señoras

“Quiero una mujer a la altura de las circunstancias”, nos dice un cliente habitual de La vie en rose. “Para eso, tienes que quedar con una de las escorts maduras que hay en Barcelona. Una cena, una copa, sentirte cómodo y en confianza, sólo es posible con las escorts maduritas. Las jovencitas todavía están con la tontería de la edad, muy creídas. No puedes hablar con ellas, ni te van a escuchar, ni te van a entender. Las prostitutas maduras son señoras, la mejor compañía”.

Para los hombres que desean la mejor compañera para charlar y sexo, las escorts maduras se erigen como la opción más completa. No piense que el término “madura” alude a putas de sesenta años. En el mundo del sexo por dinero, la edad corre que se las pela para las mujeres. A los treinta y cinco o cuarenta años una escort es madura de arriba abajo, aunque siga con sus tetas bien puestas, su culo duro y su piel sedosa.

Conversación, compañía, sexo

“Conversación, compañía, sexo”, así define otro de los habituales de La Vie en Rose a las escorts maduras. “Puedes charlar con ellas. Están más preparadas para escucharte y hacerte quedar muy bien delante de tus amigos”.

Pero no vayamos de mojigatos. Vale que las maduras son profesionales del sexo más completas que las más jovencitas. Sin embargo, no es charlar lo que nos interesa a los hombres cuando nos vamos de putas. El follar, las tetas, el culo, que hagan buenas mamadas, algo especial como la garganta profunda y algo realmente guarro como el griego.

Las escorts maduras lo ofrecen todo. Calidad en la compañía y mucha experiencia en la cama. Cuando los hombres nos vamos de putas, queremos follar, rápido, mucho, sentir todo el placer y que a ella le guste porque si no, parece que no hemos hecho nada. Las putas maduras son las compañeras sexuales más preparadas para los que quieren todo.

MILF: El morbo de la edad

¿Ha oído hablar de las MILF? No son hadas que habitan en el bosque sino, por sus siglas en inglés, Mother I’d Like to Fuck. Madre con la que me gustaría follar, para ser más exactos. Describe muy bien la atracción sexual de los jovencitos por las mujeres maduras, quizá madres, que, probablemente, saben mucho más de sexo que sus novias teenagers.

No olvidamos la peli 'El graduado', con un joven y bello Hoffman loco de pasión por Mrs. Robinson. Ella una mujer en sus treinta y tantos largos y él, un estudiante calentorro.

Y es que la atracción sexual por quienes son mayores que nosotros funciona en ambos sentidos. No solo los maduritos se van corriendo detrás de las universitarias. Los jovenzuelos de tiernos bíceps, sueñan con un polvete sobre la mesa con esa madurita con la que se cruzan cada día en el ascensor.

¿Sabe tratar a una escort madura?

La experiencia sexual de una escort ya de por sí supera a la del resto de los mortales. Cuánto más, si hablamos de las escorts maduras. Ellas saben cómo comportarse y lo que su cliente espera de ellas. No tiene que preguntar mucho, sólo observar y escuchar. Ata cabos más rápido que los demás. Intuye más cosas que usted y que nosotros.

La pregunta, ante una profesional del sexo de este calibre es si usted sabe tratar a una escort así. En la cama, ¿logrará hacer que se corra varias veces? ¿Está su lengua preparada para darle placer? ¿Y su polla aguantará dura durante todo el encuentro?

Hablamos con las chias de compañí maduras sobre la actitud de sus clientes al cerrar la puerta de la suite y verse a solas con ellas. “Algunos están nerviosos porque las escorts maduras no somos niñas, sabemos mucho de sexo, hemos practicado todo. No somos fáciles de impresionar. Sin embargo, esto no es motivo de preocupación. A mí me gusta aprovechar todo lo que sé de sexo para dárselo a mi cliente. Él no tiene que hacer nada, yo me basto para darle todo el placer”.

Las putas maduritas son la fantasía sexual de muchos jóvenes que quieren una noche de putas. “Ellos están estudiando y no les da morbo acostarse con una estudiante. Para eso ya tienen las fiestas de la universidad. Cuando quedan conmigo buscan un encuentro sexual muy potente. Las escorts maduras sabemos mucho de sexo porque hemos follado mucho, por eso podemos dar el máximo placer a un hombre”.

Otro de los puntos a favor de la experiencia sexual con las prostitutas maduras es la completa libertad para pedir posturas, servicios y fantasías. “Mis clientes me cuentan lo que desean hacer con tranquilidad, saben que no hay tabúes, que no me voy a asustar ni voy a pensar mal de ellos. Tengo la experiencia del sexo, ya me han pedido casi todo antes. Sé que para ellos es muy importante confesar sus fetiches a una escort que les va a guardar el secreto, cumplir su fantasía y sobre todo, no les va a juzgar”.

En fin, las maduras están entre las profesionales del sexo más buscadas. Si quiere comprobar todo lo que le hemos contado, tendrá que ir pensando en cómo satisfacerla en la cama.

28 octubre 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.