Luna, una bella Escort de Puerto Rico que ha llegado a La Vie en Rose Barcelona. La vas a desear...


10 octubre 2013  - 
0
Comparte
Luna, una bella Escort de Puerto Rico que ha llegado a La Vie en Rose Barcelona. La vas a desear...
Una vez más os presentamos a nuestras bellas Escorts con este formato de entrevista. Preguntas y Respuestas, entorno agradable, íntimo, ideal para conocer en profundidad a nuestras chicas. Hoy entrevistamos a Luna, Puerto Rico, 25 años.

¿Cómo ha ido el verano?

Bien, gracias. Con muchas más citas de las esperadas. Había pensado quedarme en Barcelona trabajando y ahora, pasada la época, he visto que fue una buena idea. Hay mucho turista y menos hombre de negocios, pero sigue habiendo un buen ritmo de todas maneras.

¿Ha sido mejor que el año pasado?

Ha sido mejor, efectivamente, pero la tendencia es que siga mejorando. Este es un sector que tiene mucha fidelidad por parte del cliente. El que necesita su cita semanal con una chica la mantiene y prefiere quitarse otros gastos. Conmigo quedan muchos hombres que han tenido que reducir sus visitas pero no renunciarían completamente a ellas por nada del mundo. Creo que lo peor ya lo hemos pasado, a partir de ahora, es cuestión de mejorar.

¿Cuanto tiempo llevas trabajando en LA Vie en Rose?

Llevo trabajando aquí más de un año. Y de todos lo sitios en los que he ejercido, éste ha sido el mejor. El año pasado obtuvo la ISO 9001, la normativa de calidad, y eso se nota muchísimo de un establecimiento a otro. Aquí los controles de salud son algo cotidiano, la limpieza en las instalaciones, los productos de calidad, aparte de la discreción, etcétera. Si puedo me quedaré en La vie en rose mucho tiempo.


¿Cómo llegaste a este sector?

Supe de La vie en rose por una amiga que trabaja aquí, me habló de las condiciones, de los puntos más positivos y me convenció. Hice una entrevista, como en todo trabajo, y entré en el equipo. Creo que aparte de eso, solo hace falta que te gusten mucho los hombres, el dinero y pasarlo bien sin compromiso.

¿Cuál crees que es la mejor manera de aclarar este sector?

Sin duda legalizándolo entero. Es una falta de sinceridad total que la Policía pueda multar con tres mil euros a las chicas de carretera y no haga por saber quién las ha puesto ahí y quién se está aprovechando de la situación. Deberían tratar este sector como a cualquier otro pero vigilándolo más de cerca puesto que mueve mucho dinero a escala mundial.

Parece que en las carreteras españolas, especialmente en la costa mediterránea, cada vez hay más chicas en los arcenes.

Por eso le comento que la legalización es más necesaria que nunca, porque esas chicas están ejerciendo en condiciones oscuras; es una cuestión que necesita ser resuelta porque no se puede negar que es un negocio muy lucrativo en el que hay mucha gente trabajando, pero también tiene un lado fuera de la Ley que es necesario aclarar. Lo ideal sería que todas estuviésemos debidamente inscritas en un registro, igual que los establecimientos, y tuviéramos nuestros contratos e impuestos, etcétera, como cualquier otro trabajo.




¿Tienes alguna cita hoy?


Sí, después de cenar. Además es un grupo de hombres, han reservado varias habitaciones, como es fin de semana, aquí hay mucho trabajo; el viernes y sábado hacemos muchos servicios. Hoy vengo a las diez y probablemente esté toda la noche. Otras veces me citan fuera de La vie en rose y acompaño a algún hombre a cenar y a tomar una copa y después nos venimos aquí; otras veces necesitan que les acompañe a una cena de negocios, pero siempre, acabamos en La vie en rose; las habitaciones son de lujo y más apropiadas para esto que cualquier hotel.

¿Por qué, exactamente?

Porque La vie en rose está decorada con erotismo, las fotos, los colores, el ambiente. Además hay habitaciones con la bañera frente a la cama, o fotografías sensuales; otro punto a su favor es la discreción. En fin, que el cliente se siente más cómodo aquí que en un hotel cualquiera.

Cuéntanos tu última cita.

Mi última cita fue ayer por la tarde. El cliente reservó la habitación Mónaco. Quedamos a las seis; conforme llegué, me quité la ropa y me quedé en lencería; me tumbé en la cama y lo esperé. No tardó mucho en llegar. Era un chico joven, vestía vaqueros y camiseta, no suele ser lo típico aquí. Pensé que era inexperto porque cuando me vio se quedó sin palabras.

Tomé las riendas de la situación. Le pedí que se acercara a la cama, se quedó de pie mirándome. Me levanté y me puse a acariciarle el torso, el culo, las piernas y finalmente le toqué el pene, que estaba durísimo, incluso le noté el pantalón un poco húmedo. Tal y como yo había pensado, era un principiante, no iba a tardar mucho en correrse pero al menos yo quería que disfrutara y que quedara satisfecho con el servicio.

Le desabroché los pantalones y metí la mano dentro, se la cogí y empecé a jugar con ella. Se la lavé con agua caliente mientras le daba un masaje, después me arrodillé frente a él y me la metí en la boca, llevaba dos chupadas cuando me dijo “no puedo más”. Le pregunté que cómo quería follarme, en la cama, de pié, contra la pared, mientras le ponía el condón. Hice lo que me pidió. Me senté en el borde de la cama y me eché hacia atrás. Él se quedó de pie; me la metió y estuvimos bastante rato así, me sorprendió que pudiera aguantar tanto (risas) porque su cara indicaba todo lo contrario. Lo vi disfrutar muchísimo, me miraba a los ojos y recorría mi cuerpo con sus manos.

Como aguantaba, le dije que podía metérmela por detrás si quería; entonces me puse a cuatro patas en la cama y él lo hizo; y yo más sorprendida todavía de que no se corriera. Así seguimos un buen rato hasta que le dije que me encantaría chupársela otro ratito y accedió. Se quitó el condón y me la metí otra vez en la boca, entonces ya no pudo más y por fin se corrió. Se quedó super a gusto. Me pidió que nos tumbáramos en la cama y me dijo que le había recomendado una cita conmigo pero que no se esperaba una mujer así de hermosa y que por eso había tenido que hacer muchos esfuerzos por contenerse. Le pregunté si iba a repetir y me dijo que ya no podría dejar de venir a verme (risas).
10 octubre 2013  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.