Los servicios sexuales de las escorts


16 julio 2014  - 
0
Comparte
Explicamos los diferentes servicios sexuales de las escorts
Para los más atrevidos puede ser una opción dejarse hacer por la escort: primero un beso negro bien salivado y profundo y luego un pegging hasta el fondo de su ser

A veces los eufemismos son tan disimulados que consiguen despistar al cliente y éste se siente perdido a la hora de manifestar sus deseos o entender qué es lo que realmente se le está ofreciendo; de ahí la idea de describir en un post los servicios sexuales que las escorts de lujo son capaces de hacer mejor que nadie. La variedad es mucha, todas las prácticas van dirigidas a dar el mayor placer al cliente aunque no es solo él quien disfruta de la relación con la escort.

En el mundo del sexo por dinero en Barcelona la variedad de prácticas que ofrece una escort de lujo, escort madura, escort muy joven o escort independiente, es amplia y cubre más que suficientemente el gusto del cliente, si bien es verdad que éste, en el caso de ser habitual, es mucho más exigente y demanda mayor cantidad de servicios, menos rutinarios y fuera de lo común. En este post vamos a desvelar los más requeridos por ellos a las mejores escorts de Barcelona con las que La Vie en Rose se pone en contacto.

Empecemos por la boca

La boca es una de las más grandes creaciones de la Madre Naturaleza y aunque no fue creada para comer coños ni pollas, la verdad es que destinada a tales usos, parece funcionar muy bien. La boca de la escort es una de las cosas más requeridas por los hombres, quienes están deseando metérsela en la boca. Sin embargo, para aquellos hartos de lo mismo, hay otras maneras de pedir una felación, que al fin y al cabo vienen a ser lo mismo, pero la fantasía humana necesita de estas cosas.

El francés natural tiene la particularidad de hacerse sin preservativo. El cliente introduce el pene en la boca de la escort y ésta lo estimula con labios y lengua. Es una de las prácticas más solicitadas, seguro que solo de leerla se le ha puesto dura a más de uno. Hay otro término, curioso, porque suena a cualquier otra cosa excepto a lo que es, la irrumación, práctica en la que el hombre se mueve y la escort solo abre la boca. En el 69, todo parece un poco más “romántico” y la pareja se acuesta de tal forma que se pueden chupar los órganos sexuales el uno al otro a la vez.

La corbata francesa es un nombre muy gracioso que denomina una de las prácticas más placenteras para los hombres en la que la escort se come la polla pero la sujeta con las tetas. ¡Qué hermosa visión! ¿A que se le hace la boca agua?

El francés completo, es aquella actividad en la que la escort chupa la polla hasta que el hombre se corre. Después de la corbata esto parece más aburrido, ¿no? Cuestión de gustos.

Y pasando ya de la nacionalidad francesa, existe otra variedad de la felación llamada garganta profunda, término que tiene su origen en la primera película porno estrenada en la gran pantalla allá por los años setenta en Estados Unidos, en la que la protagonista se introducía un pene hasta la estrechez de la garganta; pues de eso se trata este regalo de la naturaleza. Al alcanzar con el pene la parte estrecha, el hombre recibe mucho más placer.

Dejamos para lo último el beso blanco, aquel en el que escort y hombre disfrutan muchísimo de pasarse el semen de una boca a otra. Además de eyacular en la boca de la escort, el hombre tiene la posibilidad de degustar su propio semen recién salido de sus profundidades.

Las posibilidades del ano

El ano que levanta pasiones es el de la escort. Al ser un conducto que la Naturaleza no destinó a follar, es mucho más estrecho que la vagina, con lo cual el hombre recibe mayor placer al introducir su pene por él. Se llama sexo anal o griego y también tiene sus variedades. Por ejemplo, el pegging, que designa a la escort con un cinturón-polla o prótesis que introduce por el ano de otra escort o del hombre deseoso de investigar en las posibilidades que su culo le brinda.

Para añadir romanticismo, en el mundo del ano, encontramos también un beso, el conocido beso negro, en el que la escort estimula el ano del hombre con la lengua e incluso puede llegar a metérsela.

Para los más atrevidos puede ser una opción dejarse hacer por la escort, primero un beso negro bien salivado y profundo y luego un pegging hasta el fondo de su ser.

Tres no son multitud

Exacto, tres no son multitud, incluso a veces son pocos. Los clientes de La Vie En Rose demandan muy a menudo la presencia de más de una chica en la habitación de lujo. Probablemente su imaginación esté volando ahora mismo y dibuje cuatro tetas, dos coños, dos bocas carnosas... ¡puede hacerse realidad!

Dentro de esta fantástica reunión, hay matices. Existe el dúplex, práctica en la que el cliente es el centro de atención de las escorts y éstas no se tocan entre ellas. ¿Magnífico, verdad? Todo el placer para uno solo, el cliente: su polla es el centro del universo y su semen la vía láctea con la que las escorts sueñan.

En la atención a parejas, el cliente se trae a su esposa, novia, amiga, lo que sea, y follan los tres en armonía. La escort se encarga de dar máximo placer a ambos. Es un servicio muy demandado por aquellas parejas que quieren ir más allá y disfrutar juntos de los servicios profesionales de una puta de lujo.

Zona relax

Los masajes eróticos forman parte de la lista de servicios de algunas escorts especializadas. Se trata de masajear el cuerpo y los genitales y demás zonas erógenas del cliente aunque no tiene por qué terminar en sexo.
 
16 julio 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.