Fetiches


02 diciembre 2015  - 
0
Comparte
Fetiches

Fetiches: el sexo oculto

Las escorts en Barcelona son chicas de compañía súper preparadas para todo aquello que demanden sus clientes y ellas deben satisfacer respondiendo con los más altos estándares. No es cosa fácil disfrutar y hacer disfrutar con un griego profundo, un francés natural o una corbata francesa pero vayamos más allá de lo típico. ¿Qué hace una escort en Barcelona cuando quien toca su puerta es un fetichista caprichoso? Vamos a hacer un recorrido sobre algunas de las parafilias (¡nos encanta esa palabra!) que se dan más en la alcoba del placer más exquisito.

Esta tarde charlamos con escorts españolasescorts catalanas y escorts extranjeras sobre los fetiches y los fetichistas. Cuando una se dedica al negocio del sexo y tiene una buena agenda de clientes, sabe que se puede encontrar con cualquier petición. Según la escort venezolana eso es una de las mejores cosas de ser puta en Barcelona, una nunca se aburre en la cama y subraya que la mamadita y el sexo vaginal la cansa un poco.

La escort egipcia nos comenta que esto del sexo por dinero lleva implícita la confianza para escuchar cosas de los clientes que no se atreven a compartir con sus esposas o novias. Ellos son volcanes ardientes pero la presión social y su imagen de machos les impide comprarse un gran vibrador, llevarlo a casa y pedir a su esposa que se lo meta por el culo, por ejemplo.

Antes que volverse locos, estos hombres acuden a las manos expertas de las escorts y putas en Barcelona y hablan abiertamente de sus fantasías más sucias y perversas. La escort madura nos cuenta que se ha encontrado con grandes sorpresas en la cama ya que a veces lo último que busca el hombre es follar y la cita es más una cuestión de dominación, juego de roles, disfraces u objetos que excitan al cliente como pueden ser osos de peluche, maniquíes, hacerse pasar por bebés usando pañales o buscar la máxima excitación haciendo uso de la sangre. En este caso, si la escort tiene la regla ¡perfecto!

Me ponen las estatuas

Ante la visión de David de Miguel Ángel o Apolo persiguiendo a Dafne de Bernini, se puede entender la parafilia denominada agalmatofilia (del griego agalma, "estatua", y -philia φιλία, "amor"); se refiere a la excitación sexual hallada en la visión o tocamiento de esculturas, maniquíes o muñecas. ¿Puede ser el motivo del éxito de las muñecas hinchables? ¡No se puede comparar una muñeca hinchable con las esculturas mencionadas!

La escort cubana nos cuenta que tuvo una cita con un cliente que convivía con esta parafilia. Su fetiche era pasear por jardines llenos de esculturas inspiradas en la Grecia clásica pero ¿cómo adaptar ese fetiche a la habitación de lujo de La Vie en Rose?

Muy simple. La escort cubana aceptó acompañar al cliente en una de sus fantasías. Casado, con hijos y un trabajo de mucha responsabilidad, tenía una gran sensibilidad por el arte, especialmente la escultura, y un día visitando un conocido museo de Roma, sitió tal excitación con las esculturas que tuvo que buscar el primer aseo cercano para masturbarse. Desde entonces estaba obsesionado con practicar sexo en un lugar lleno de esculturas. La escort cubana ayudó al cliente a cumplir su fantasía. Tomaron un vuelo y llegaron a Florencia, donde después de visitar una de las galerías con las esculturas más famosas, buscaron un lugar apartado a los pies de una representación de Minerva donde él podía tocarla y la escort cubana le hizo el francés natural de su vida.

Mi maniquí deseada

La escort italiana, nos habla sobre su experiencia con un fetichista de los maniquíes. La escort italiana es una belleza, su cara es tan perfecta que bien parece algo irreal, demasiado bello. Su cliente le confesó el motivo de su cita diciéndole que deseaba que se maquillara como un maniquí y que se comportara como un maniquí, es decir, que no hiciese nada, ni el más mínimo gesto, ni gemido, ni muestra de sensación, nada, absolutamente nada. El cliente la hizo estar de pie como en un escaparate mientras la tocaba y la chupaba, la medio desnudó y la puso contra la pared donde se estuvo excitando mientras se restregaba con ella hasta correrse de tanta excitación. La escort italiana nos cuenta que no hay muchos clientes así y que realmente es una experiencia diferente pero que le gustó probarla y que el hombre quedó súper satisfecho, tanto que de vez en cuando vuelve para repetir con ella.

Ven, muñeca

La escort colombiana y la escort española han pasado por una cita con clientes en las que la tercera invitada ha sido una muñeca y ha tomado parte en el trío como la que más. La escort española nos comenta que le habían citado en un hotel para hacer un trío y que tuvo que disimular ante la sorpresa cuando vio que la tercera invitada salía de una maleta y tenía que ser hinchada. Entre risas nos comenta que ¡la muñeca era muy guapa! El cliente se excitaba muchísimo de verlas hacer un sesenta y nueve; tan pronto como penetraba a una por el culo ya quería a la otra por la boca y así  un buen rato.

La escort colombiana vivió la misma situación y reconoce que no le importa, al contrario, le parece interesante este tipo de prácticas y aunque no se define como agalmatofílica, es cierto que solo con ver al hombre disfrutar tanto ella también lo hace y se excita mucho.

Como siempre decimos, para gustos colores, y viva el sexo entre adultos que traspasa las barreras del sexo vainilla.  No se pierda nuestros próximos posts en los que abordaremos otros fetiches súper interesantes. Las chicas de compañía en Barcelona están dispuestas a experimentar con el hombre ávido de nuevas cositas en la alcoba del placer. Con las escorts españolas, escorts catalanas y escorts extranjeras, el hombre no tiene por qué ceñirse a lo de siempre. Ellas lo acompañarán mucho más allá.

02 diciembre 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.