Escorts sumisas


11 abril 2016  - 
0
Comparte
Escorts sumisas

Escorts sumisas: el sado es como un retiro espiritual

¿Podemos decir que las escorts sumisas son las más putas de todas las escorts? Sí, probablemente sí. Siendo la parte más cañera del sado, no se podría decir menos de ellas. Las escorts sumisas asumen el rol más bajo dentro del juego del BDSM. ¿Y qué esconden estas maravillosas iniciales y las escorts sumisas? Hoy en nuestro querido blog nos metemos en el sado, aunque para controlar de verdad, hay que formar parte de ese sector de la sociedad morboso y liberado como ningún otro.

En muchas ocasiones hemos tratado el tema de sadomasoquismo. En nuestra serie de posts sobre las parafilias, hay muchas prácticas que pueden ser graciosas e incluso sonar ridículas pero de todas ellas, el sado y la escort sumisa son las que más respeto nos infunden.

La escort sumisa y el BDSM

Primero de todo, para su cultura general, le diremos que el sado no tiene sentido sin el masoquismo, y entre ambos, el bondage, de la gloriosa combinación de todo esto, nacen las siglas arriba mencionadas BDSM.

Cuando una escort levanta el dedito y grita con convencimiento revolucionario “quiero ser sádica” hay otra que se levanta con más fuerza y replica “quiero ser escort sumisa”. Y de las palabras pasamos a los juegos más adultos con las cuerdas, los cueros, las máscaras, los látigos, las pinzas y las creaciones de látex más originales del mundo entero.

Cuando una escort anuncia su servicio como escort sumisa es que quiere marcha de verdad, los polvos del “saca-mete” son una mariconada para ella, le va lo duro y quiere jugar con su cliente a cosas serias.

Si para muchos hombres, la experiencia con una escort sumisa es como una pérdida de virginidad y no saben muy bien qué hacer ni cómo hacerlo, para otros es todo un arte y su actividad favorita. La escort sumisa sabrá diferenciar cada caso y pedirle la caña que necesita y explicarle cómo se la puede dar.

Amo y sumisa

La unión entre el amo y la escort sumisa es mejor cuanto más frecuente. El sado está lleno de códigos que se establecen al principio de la experiencia y que necesitan de una relación de confianza para usarse correctamente. Piense que no es sano dejarse atar las manos y vendar los ojos por el primero que entra por la puerta. La escort sumisa, por muy escort sumisa que sea, no es tonta, y sabe que en el juego del sado puede hacerse daño de verdad.

Algunas personas que toman el papel de escort sumisa confiesan haber superado traumas infantiles y mejorado su experiencia vital gracias a la liberación del sado. La verdad que cuando a una persona le gusta que le orinen en la boca, poco más puede temer en los senderos del Señor.

Las escorts sumisas juegan con su cliente en la habitación o en una sala especialmente preparada para las torturas más deseadas. Ganchos en el techo, argollas en las paredes, camas con cuerdas y sobre todo mucha intimidad. Es cierto modo, el sado es como un retiro espiritual. Un encuentro con uno mismo en el que los límites son superados a golpe de látigo y excitación sexual.

Los colores, las palabras, los gestos, todo forma parte del lenguaje entre el amo y la escort sumisa. Hay momentos de dolor y el amo debe estar atento a la palabra código que significa que debe aumentar la intensidad, rebajarla o dejar de hacer lo que esté haciendo inmediatamente.

La tontuna de 50 sombras de Grey

El libro hizo que muchas parejas se lanzaran a las prácticas sado y no teniendo idea, ni códigos, la que hacía el papel de escort sumisa salió con los pies por delante. Por eso, el sado es un juego para quienes saben lo que hacen y entienden que los participantes disfrutan humillando y siendo humillado, como la escort sumisa.

La escorts sumisa traspasa las fronteras del dolor y las mezcla con las del placer gracias a la ayuda de su amo y compañero de fantasías. Ambos tienen que pasarlo bien y para eso los códigos tienen que estar bien establecidos.

En el post de hoy hablamos de la escort sumisa pero también las hay que ofrecen sus servicios como escort ama. Un cliente de La Vie en Rose nos ha comentado que contrató un show entre una escort ama y una escort sumisa y que flipó. Se puso súper cachondo cuando vio cómo una orinaba sobre la otra; tampoco olvidará la imagen en la que la escort sumisa estaba atada a las argollas de la pared y la otra le comía el coño.

¿Disfrutaría más como amo o como sumiso?

Puede probar la experiencia con las escorts sumisas y ponerse al mando de la sala de sado. Quizá lleve a un sádico dentro o quizá sea el compañero perfecto y tome el papel de la escort sumisa. Unos latigazos, unos insultos y la adoración por su ama pueden ser experiencias muy excitantes.

En todo caso, puede perder su virginidad sadomasoquista en las manos de una experta escort sumisa y dejarse llevar citándose con ella de vez en cuando para que la confianza surja y pueda ejercer de verdadero amo y no solo quedarse en la fantasía de una velada diferente.

Nos cuenta una escort sumisa que después de varias citas con un cliente especial, ha surgido la química entre ellos y gozan de la combinación más caliente de todas las del mundo del sexo, amo y escort sumisa se olvidan del mundo cuando han fijado una sesión.

Abajo el sexo vainilla, ese que sale en las pelis en el que todos son pasteladas. Los hombres quieren liberarse y perderse con una escort sumisa, puede que después de tanta caña también quieran ser sumisos ellos mismos y romper las cadenas de la cultura establecida. No queremos roles ni queremos aburrirnos en la cama, queremos llegar lejos con una escort sumisa a nuestros pies.

Una escort sumisa a nuestros pies. 

www.lavieenrose.es/es/sado/

11 abril 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.