Escorts mulatas y escorts negras: las diosas de ébano


27 noviembre 2014  - 
0
Comparte
Escorts negras y mulatas

Los mitos sexuales sobre los hombres negros ya sabemos cuáles son, cuerpo musculoso, fuerza y resistencia en las artes amatorias y un gran tamaño de rabo. En realidad, no es un mito, sino vox populi, que un hombre negro puede hacer con él cosas increíbles, y que éste mide mucho más que el rabito de cualquier hombre blanco, por no mencionar el tamaño del rabito del hombre amarillo. ¿Y qué hay de la versión femenina? En el post de hoy, proponemos verificar cuantos mitos sexuales hay en el mundo, abordando uno de los más potentes: la piel de chocolate.

Entre blancos y negros anda el juego. Muchos hombres rubiales creen que sus cabellos dorados y sus ojos azules son talismanes sexuales que harán que las féminas caigan a sus pies. Los hombres negros cuentan con otro amuleto oculto, su enorme polla, y no tienen que decirlo porque es algo que flota en el ambiente y que todo el mundo sabe. Para aquellos hombres que desean darse un baño de chocolate caliente, existe la posibilidad de tener una cita con una escort negra o una escort mulata y dejarse llevar por la sensualidad y el torbellino más intenso.

Escorts negras: Un cuerpo esculpido

Siguiendo con los mitos, puede que a más de uno, al leer escort negra dibuje en su cabecita la silueta de una mujer perfecta físicamente, con un cuerpo equilibrado entre la suavidad de la piel y los músculos bien perfilados a la vez que una figura encantadoramente curvada. Pues sí, una escort negra es una chica de un alto calibre sexual.

Generalmente, las escorts brasileñas, las escorts universitarias, las escorts de agencias, las escorts muy altas o las que sean, a menos que se anuncien como de talla grande, tienen cuerpos de escándalo y medidas si no perfectas casi perfectas. Sin embargo, la escort negra  tiene ese físico impresionante y probablemente no haya tenido que trabajar mucho. Es algo genético, igual que el tamaño de la polla de ellos, va con el lote, no se tienen que esforzar para conseguirlo para envidia de muchos.

Normalmente se definen como africanas aunque escorts negras también pueden ser de Brasil o de Cuba, por ejemplo. El toque africano es lo que las hace tan exóticas y lejanas; suelen hablar idiomas y ser muy agradables.

Las escorts negras suelen ser de pierna larga y esbelta, piel brillante y suave, abdomen plano en contraposición a un culo respingón, redondeado, firme, el típico que se podría observar e incluso pintar en un cuadro al óleo. Su cintura es fina y sus tetas son de tamaño medio y de extremado poder de seducción. Las escorts negras muchas veces tienen los brazos finos y largos y las manos muy cuidadas. Todo su físico se completa con un cuello largo y unos labios carnosos y rosados, sin necesidad de silicona, resaltan del resto de su cara y resultan tremendamente apetecibles para besar y besar durante horas.

Las escorts negras tienen una mirada intensa, la mayoría tienen los ojos color castaño y algunas verdes, lo que hace su look parecido al de una pantera que nos ronda para darnos un bocado cuando menos lo esperemos. ¡Queremos que nos muerda!

En resumen, las escorts negras o las escort mulatas son unas chicas de compañía excelentes por su sensualidad y poder en la cama.

La experiencia más intensa

Algunos clientes han descrito su experiencia sexual con una escort negra o una escort mulata como una de las más intensas que han tenido nunca. Si el hombre es insuperable en cuanto al tamaño de su polla, las mujeres son insuperables en cuanto al movimiento de sus caderas y su naturalidad y explosividad a la hora de practicar sexo.

Y es que follar es lo de siempre y el sexo con una escort negra o una escort mulata es un punto y aparte.

El cuerpo de las escorts negras o escorts mulatas es una bomba sexual que llama poderosamente la atención y que ellas saben explotar.

Hablamos con un cliente habitual de una de estas chicas de compañía que nos describe su cita con la diosa de ébano:

“Nunca había estado con una escort negra, era así de tonto, siempre me había decantado por compañía más cercana, con mi mismo idioma, con costumbres parecidas, etc. Una noche decidí quedar con una escort diferente porque me apetecía algo totalmente nuevo, una compañía que no pudiera comparar con ninguna otra.

Consulté la web de La Vie en Rose y vi el perfil de una chica impresionante, no se le veía la cara pero tenía un cuerpo increíble, siempre piensas que la foto puede exagerar la realidad pero aun así, era espectacular. Decidí quedar con ella, quería tomármelo con calma, así que la invité a cenar a un sitio que está cerca del local y con ambiente tranquilo.

Yo estaba en la barra del restaurante cuando la vi entrar, me quedé sin palabras, he quedado con muchas pero la escort negra era algo especial, diferente, caminaba con una sensualidad, a mí me recordaba a una pantera, me miraba de una forma… antes de llegar a presentarnos, me había seducido plenamente. Cené con ella y resultó ser simpática y educada, disfrutamos con una botella de vino y nos reímos también.

No tardé mucho en proponerle tomar algo más en La vie en rose. Elegimos una de las mejores habitaciones y abrimos una botella de champán. Charlando, tumbados en la cama, empezó a besarme con aquella boca sensual, suave y cálida; introdujo su lengua hasta el fondo, me acarició la boca con ella, mientras su mano tocaba mi pecho y de ahí pasó a mi polla. Me hizo un francés natural  exquisito, lento y rápido, jugando con su lengua y poniéndomela durísima. La chica me gustaba tanto que la quería toda desnuda, tumbada en la cama para mí. Me puse a comerle el coño metiéndole la lengua hasta el fondo. Seguimos follando y sentimos muchísimo placer al corrernos”.

Uff, las escorts negras… ;-)

27 noviembre 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.