Escorts maduras y los fetiches nuestros de cada día


23 febrero 2016  - 
0
Comparte
Escorts maduras y los fetiches nuestros de cada día

En nuestros últimos post hemos abordado el tema de las parafilias más conocidas como fetiches. Hay tantas parafilias como caramelitos en el mundo. Sería imposible indagar en todas, sin embargo, no por su extensión vamos a dejarlas de lado pues constituyen un tema harto interesante para nuestro querido blog. A parte de los fetiches más raros, también están los más comunes. Probablemente, nunca se ha parado a pensarlo pero todos somos fetichistas. Veamos los fetiches tan comunes como comprar el pan.

¿Se siente especialmente atraído por hombres o mujeres de determinada edad? Es capaz de pasar de una jovencita resultona a cambio de una escort madura e potentes formas y experiencia sexual más que probada? Entonces puede que sea un cronófilo y aún no lo sepa. La cronofilia es esa atracción sexual inevitable por personas de una edad determinada, pero la cosa no acaba ahí. La androfilia (atracción por hombres adultos) y la ginecofilia (atracción por mujeres adultas) entran dentro de esta parafilia. Entonces, ¿todos llevamos un fetichista en el fondo de nuestro corazoncito? ¡Qué alegría! Los fetichistas ahora no son solo los fetichistas, sino que ¡somos todos!

Qué bien nos sentimos cuando pertenecemos al grupo de la mayoría y no tenemos que calentarnos la cabeza. ¿Cuál es otra de esa parafilias más que comunes entre todos los mortales? Las escorts maduras han visto mucho de esto. ¿Se ha quedado alguna vez mirando cómo se enrolla una pareja de lesbianas en una discoteca? ¿Se ha sentido sobrepasado por la emoción y ha deseado que se parara el tiempo para poder seguir disfrutando de tan angelical visión? Pues sepa que es un voyerista de manual. Y que no se escapen las mujeres, que también se humedecen mirando a una pareja que se mete mano, al ver a una escort haciendo su trabajo o a una escort madura chupando los pezones de otra mujer, por ejemplo.

Basta de Disney

Muchas escorts maduras ofrecen en su catálogo de delicias el sado light. Latigazos, pinzas en los huevos, patadas en el culo, bofetones, cuero, máscaras, bolas en la boca, humillación; ¿le excita la idea de recibir todas estas atenciones por parte de una escort madura, atractiva y seductora? Entonces es que tiene lo suyo de masoquista. Y en el caso de que le guste hacer un poquito de daño en la cama, sepa que es un poquito sádico. Después de todo el rollo ese de relacionar amor y sexo, ¿a quién no le gusta saltárselo y añadir al cóctel un poco de juego malicioso sin pasarse de la raya?

Las escorts maduras saben que el sado es algo que la gente necesita para romper su rutina y adentrarse en otra manera de hacer sexo diferente a la que intuimos en las pelis de Disney. Es que tanto besito es muy aburrido y ¡la gente quiere divertirse!

¿Qué otras parafilias encontramos cuando vamos a por unas cañas estando en la playa, por ejemplo? Imagine que pega el calor con alegría en los lomos de la gente tumbada en la arena, necesita una cerveza para refrescarse y seguir disfrutando de las vistas. Pasan las chicas y chicos por la playa y usted se fija en los ombligos, ¿verdad? ¿Le ponen esos ombligos bien dibujados en las cinturas perfectamente moldeadas? La ombligofilia es la excitación sexual al ver un ombligo y no es algo raro, es más que común fijarse en ese detallito del cuerpo para seguir disfrutando del resto de él.

Las escorts maduras con las que charlamos esta tarde nos dicen que en realidad, los hombres están llenos de fantasías sucias y perversas, que el francés y la penetración vaginal están un poco pasadas de moda y que cada vez los clientes piden cosas más alejadas de eso. Menos mal.

Admirar, tocar, lamer y apretujar un buen culo de una escort madura

Las escorts maduras tienen que ofrecer un catálogo de servicios bien ocurrente y apetitoso porque la competencia es mucha y el cliente que se precie de llamarse putero no se conforma con menos. A veces la recopilación de lo que son capaces de hacer en la cama no es tan importante si tienen una foto de su cuerpo y todavía mejor si tienen una buena foto de un buen culo. La pygofilia es la atracción por los culos y si aún no se había sentido identificado con ninguna de estas comunes parafilias, seguro que ahora sí reconoce que también tiene su alma de fetichista igual que todos.

Pygofilia o los placeres de admirar, tocar, lamer y apretujar un buen culo es uno de los motivos para acostarse con alguien incluso si no llega a caernos del todo bien podemos dejarnos enredar solo por la vista de su culo perfecto y apetitoso. Las escorts maduras son famosas por esto. Pieles claras o morenas, melenas largas, curvas, muchas curvas y un culo bien puesto que sabe moverse para dar placer, suave y redondo. Esa es la mejor tarjeta de presentación de una bellísima escort madura.

Dentro de los tipos de escorts maduras con las que podemos quedar, están las putas tatuadas. Aquella persona que se derrite y se excita al ver tatuajes o cicatrices, y de estos no hay pocos entre nosotros, experimenta la estigmatofilia. La atracción por los cuerpos con marcas, cicatrices, tatuajes y cosas por el estilo es también considerada un fetiche de los más comunes.

Las escorts maduras, y no solo ellas sino todo tipo de putas, prestan especial atención a los zapatos que usan en sus citas con sus clientes. Los hay muy caprichosos y piden específicamente que calcen un tipo de tacón; aguja, rojo, charol, piel negra, tacón plateado, plataforma, hay tantos tipos como pueda imaginar. ¿Y a usted? ¿Le ponen los zapatos? ¿Cuándo repasa a una mujer o a un hombre, presta atención al calzado que llevan? La atracción por el calzado es otra de las parafilias más comunes. ¿A que sí?

¿Cuántos fetiches acumula ya en su persona? Nosotros hemos de reconocer que unos cuantos.

Conoce nuestras escorts maduras 

http://www.lavieenrosebcn.com/escorts-maduras/


23 febrero 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.