Escorts japonesas en Barcelona: la sensualidad oriental más exquisita


08 mayo 2015  - 
0
Comparte
Escorts japonesas en Barcelona: la sensualidad oriental más exquisita

Escorts japonesas en Barcelona: la sensualidad oriental más exquisita

El lejano oriente y sus misterios siempre han alimentado la imaginación de los occidentales. Culturas y mundos absolutamente diferentes, encuentran un punto más que marca la diferencia en el sector de la prostitución. No es lo mismo ser puta en España  que en Japón, y tampoco ser cliente en Madrid o en la capital del país del sol naciente. Veamos qué curiosidades alberga este lejano reino aparte de que los hombres parecen todos clones.

El respeto y el orden son rasgos propios de la cultura japonesa, además de la veneración a las personas mayores,  el amor al trabajo, anteponer la buena educación  y ser más modestos en cuanto a sus virtudes que el Papa. Como vemos, todos los países no tienen la misma escala de valores. Pero no todo el campo es orégano y también tienen por qué callar estos nipones. Hoy repasamos algunas de sus luces y sombras y en especial, la más interesante para nosotros: las escorts japonesas en Barcelona. 

El culto al hombre

Aunque Occidente no puede presumir de ser profundamente feminista, sí hay países que destacan por su respeto a la mujer, como puede ser Suecia. Aunque los países del sur de Europa son machistones, en la prostitución no existe la veneración al hombre que sí se da en la cultura japonesa.

Las escorts japonesas en Barcelona son profesionales que provienen de un país en el que ser prostituta significa mucho más que ser una puta o una señorita acompañante . Si una escort española ofrece el mejor sexo y compañía, una escort japonesa en Barcelona ofrece la esencia de las geishas que en resumen es dedicarse en cuerpo y alma a entretener al hombre. Desde un punto de vista occidental, podríamos  otorgarle el premio al machismo más absoluto, sin embargo, la visión que tiene una geisha de su oficio es muy distinta.

Saber de literatura, ser capaz de hablar otros idiomas, tener un elevado nivel de conocimientos de letras y ciencias, dominar el arte de la música, tocar instrumentos y cantar agradablemente, beber alcohol y no perder la compostura y, no nos engañemos, también follar como una perra; estas son algunas de las grandes virtudes que deben tener las geishas si es que quieren ejercer como tales, además de contar chistes buenos,  reír todas las gracias de los clientes y ser tremendamente bellas. ¡Casi nada!

Escorts japonesas en Barcelona

Las que pueden ejercen de escorts japonesas en Barcelona, pueden, o no, ser geishas, pero lo que sí está claro, es que tienen la influencia de su cultura y la llevan consigo a todas partes. Por eso una cita con una escort japonesa en Barcelona puede ser algo realmente diferente a lo que haya experimentado antes.

Ser puta en Japón no es lo mismo que ser puta en España, o mejor dicho, no es lo mismo ser una escort de España que una escort japonesa en Barcelona. Son una delicatesen, algo raro de encontrar y con mucho que ofrecer. También se paga ese bocado tan exquisito pero sin duda bien lo vale.

Algunas de ellas nos han comentado que el trato entre cliente y escort es más igualitario aquí que en su país de origen. Para dar una visión rápida del celo de la relación de los clientes con sus geishas o prostitutas, según se mire, diremos que la entrada de extranjeros a los prostíbulos está totalmente prohibida. Si no liga por sus propios medios, lo mismo no folla en el mundo nipón. Es cierto que hay buenos juegos manga para dar rienda suelta a las masturbaciones, pero no es lo mismo.

Tan desequilibrada es la relación entre la mujer y el hombre en Japón que en la Segunda Guerra Mundial raptaron  y obligaron a prostituirse a sus propias mujeres en vez de servirse de las del bando contrario que hubiese sido más propio en la lógica masculina de la guerra. El mensaje viene a ser el mismo, las mujeres están para servir a los hombres.

El sueño de todo varón

El sueño de todo varón es que una belleza de mujer lo viva para complacerlo y no solo en el plano sexual sino también en el personal, acompañarlo, entretenerlo, hacerle pasar un buen rato. Pues demos la razón a los orientales, han conseguido lo que deseaban, y para gracia de los demás hombres del mundo, las escort japonesas en Barcelona han venido para quedarse y ser como una brisa de aire fresco en la industria del sexo por dinero.

Las escorts japonesas en Barcelona son capaces de aportar algo nuevo al francés  de toda la vida. A pesar de no ser muchas ya han cosechado fama de hermosas y delicadas, amantes súper complacientes e impresionantes en la cama. 

Escorts japonesas en Barcelona: Algunos de sus secretos más íntimos

Una experiencia sexual con una escort japonesa en Barcelona está marcada por el exotismo. Piel fina, blanca y suave. Una depilación con un resultado espectacular. Unos ojos rasgados y una mirada entre fría y cálida, una voz dulce y relajante y unas dotes para el sexo nunca vistas.

Complacer, entretener al cliente, darle lo mejor que una escort japonesa en Barcelona puede dar. Son sus rasgos fundamentales al igual que el fuego apasionado de las escorts brasileñas  o la belleza de las escorts rusas .

Y ¿dónde encontrar semejante exquisitez? Algunos clubes de alterne de alto standing  pueden ser el sitio para tomar una copa con una escort japonesa en Barcelona aunque también las hay que trabajan por agencia y se ofrecen como escort a hoteles  o escort a domicilio . Como masajistas son reconocidas expertas por lo que una velada en plan relax erótico puede ser el plan perfecto para probar algo nuevo y excitante.

Si desea probar las virtudes de una escort japonesa en Barcelona sepa que encontrará a una amante dedicada, dispuesta a complacer sus fantasías más sucias y perversas, además de una delicadeza en el trato muy característica de su cultura. En resumen, va a poder probar lo que en Japón no le permitirían.

08 mayo 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.