Escorts colombianas: húmedas y calientes


24 julio 2014  - 
0
Comparte
Escorts de lujo colombianas
La belleza de las tierras colombianas ha dado lugar a la belleza de sus mujeres, enriquecidas con la mezcla de las razas que por allí han pasado. País de contrastes, con su fría capital, Bogotá, y sus cálidas playas caribeñas y pacíficas, es la cuna de hermosas chicas, llenas de simpatía y ganas de pasarlo muy bien. Es un país en el que la cultura y la vida gira en torno al hombre, por eso ellas son tan complacientes con el varón y sitúan su placer por encima de todo. No se pierda una cita con una escort colombiana, le explicamos el porqué.

Sensualidad a flor de piel

La mayoría de las 
escorts colombianas  tienen una piel extremadamente suave, gracias a la riqueza de sus tierras y a la alimentación sana de sus habitantes. Parece un mito hablar del calor de sol en Colombia pero la realidad es que las escorts colombianas son calientes hasta morir y gustan del sexo a todas horas y de disfrutar con los hombres todo lo que puedan y más.

Son mujeres de marcadas curvas por su herencia caribeña y cuerpos bien torneados y fibrosos. Suelen ser de estatura media, más o menos, un metro sesenta y cinco. Sus labios rosados y carnosos harán la locura del cliente en la noche de la cita. Su acento es suave y dulce, su risa agradable. Las escorts colombianas suelen tener los ojos negros y rasgados, profundos y los saben usar con acierto para lanzar esas miradas que prenderán la pasión del hombre que busca el trato más selecto y apasionado.

A excepción de Bogotá, ciudad bastante fría y lluviosa, el país es cálido y húmedo. Dos adjetivos que definen a sus escorts, entre las más deseadas del mundo. Basta nombrar ese país para que un hombre sepa perfectamente lo que tiene delante. Así son sus escorts, cálidas y húmedas, como su clima.

La piel morena de la escort colombiana tiene una fragancia natural a las tierras lejanas con las que la Naturaleza ha sido muy generosa. El café, las frutas tropicales y la alegría, emanan de sus pieles e impregnan la cita con el cliente.

Una cita muy sensual

Una cita con una escort colombiana puede empezar en la zona de 
ocio nocturno de Barcelona, por ejemplo, en la barra de La Vie en Rose , donde puede verse con ella y disfrutar de la primera copa y un rato de charla agradable. Comprobará rápidamente su simpatía y sensualidad. Saben caminar, saben provocar una erección con una mirada, saben conversar sobre banalidades y hacerle reír, olvidar todo mientras disfruta de ese gintonic en su compañía.

Puede que decida invitarla a cenar o a la discoteca; si es así, se volverá loco al verla contonearse para usted, mover esas sensacionales caderas latinas, admirar su melena lisa, negra y brillante en su espalda y soñar con esas piernas abiertas frente a usted.

Después, seguramente no resista la tentación y desee proceder al alquiler de 
habitaciones de lujo en Barcelona. La vie en rose ofrece las mejores instalaciones para proceder al punto álgido de su cita con su escort colombiana. Las suites proporcionan el mejor ambiente para follar con su escort colombiana en privado, con todos lo detalles, desde bañera, hasta música seleccionada, botella de champán, máquina de Nespresso, pantalla de plasma de gran tamaño con películas porno, cromoterapia para animar su estado emocional y lo más importante, una higiene escrupulosa y una vigilancia de la salud integral.

Cómo se define una escort colombiana

Charlando con una de las escorts colombianas que se acercan a nuestra zona de ocio, le preguntamos cómo se definirían las escorts como ella, no dudó en responder que su punto fuerte es la sensualidad que hace que los hombres se derritan a su paso y la alegría, pues son personas muy divertidas con las que un hombre se lo pasa en grande tanto en la cama como saliendo a la discoteca.

Nos dijo, además, “somos de tierras cálidas en las que complacer al varón es la cosa más importante, nos gusta follar al aire libre, en la playa, dentro del agua, donde sea; y salir a bailar, tomar ron y whisky, disfrutar de la música, mover las caderas con nuestro hombre, ponerlo loco, y besarlo comiéndonos su lengua”. Más o menos, nos dio una idea de cómo podría ser una cita con una escort colombiana. Es una suerte poder contar con ellas en La Vie en Rose  porque son difíciles de igualar por el resto de nacionalidades.

Preguntada por su carácter, la escort colombiana nos dijo que son de ánimo alegre y que suelen poner los problemas aparte cuando se lo están pasando bien. “La vida es corta y la juventud pasa muy rápido, no estamos para amargarnos y hundirnos con problemas, peleas o cualquier cosa así, negativa, sino todo lo contrario. Muchos de mis clientes vienen la primera vez para follar conmigo, y vuelven a mí para follar otra vez y para salir por ahí de copas por Barcelona y divertirse. Está claro que se contagian de nuestro carácter positivo, y que ellos vienen por el sexo pero también para olvidarse de sus cosas feas”.

En conclusión, en la 
escort colombiana encontramos una persona completa, de buen carácter, hermosa en su cara y con un cuerpo de escándalo y, por si fuera poco, también en una potencia en la cama, un torrente de sensualidad y pasión. Si se atreve a disfrutar de una de las mejores escorts del planeta, cítese con ella, y disfrute de su conversación en la barra del bar, deje que lo contagie con su alegría. Vaya con ella a bailar a la discoteca o diríjase inmediatamente a la suite para gozar de un sexo guarro y potente sin límites. Su cuerpo fibroso y lleno de curvas le harán perder el sentido del tiempo y perderse entre las manos y piernas de la escort colombiana. Y acabada la cita, no tenga duda de que querrá repetir 
24 julio 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.