Escort universitaria: “Tengo muchos clientes esclavos de mí, su puta”


30 junio 2014  - 
0
Comparte
Entrevista con una escort universitaria
Escort universitaria: “Tengo muchos clientes esclavos de mí, su puta”

Las escorts universitarias son requeridas en las agencias y en Internet porque aun siendo putas, se dedican también a una vida juvenil y principiante, la de sus estudios universitarios. Jóvenes y guapas que buscan la manera de pagar sus carreras por medio de practicar sexo en Barcelona a cambio de dinero.


En inglés se les denomina sugarbabes, esas chicas estudiantes que necesitan de alguien mayor que les pague sus alquileres, matrículas y mantenimiento. Aunque la acepción inglesa se refiere a una relación estable entre una estudiante y su “pagador”, en esta entrevista veremos más bien la relación esporádica simplemente apoyada en la práctica del sexo a cambio de dinero, sin más pretensión. Entrevistamos a una de las 
escorts universitarias en Barcelona que nos cuenta su experiencia e impresiones de una vida dedicada a follar y a estudiar Económicas.

¿Cómo es la vida de una escort universitaria?

La vida de una escort universitaria es, sobre todo, un no parar. Como en cualquier carrera de estudios superiores si además le unes el trabajo, te sale un ritmo de vida muy alto.

¿Qué hace normalmente en una semana?

Empiezo el lunes con mis clases, que son por la mañana. Estudio Económicas y no puedo faltar a la universidad porque hay asignaturas que si empiezas a perder el hilo es muy difícil ponerse al día. Por las tardes, tengo que sacar tiempo para estudiar pero también para trabajar. Suelo tener tres o cuatro citas a la semana, sobre todo en sábado y domingo. Luego hay fechas especiales en las que una 
escort universitaria está muy requerida como son los puentes, vacaciones o días festivos, en los que me tengo que organizar muy bien porque no puedo dejar de estudiar ni dejar de trabajar.

¿Por qué decidió ser escort universitaria?

Por dinero, ¿qué otra razón? Es un trabajo que me permite pagar mi alquiler, mis libros y todo lo que necesito. No tengo que pedir nada a nadie. Aparte del dinero también me gustan las cosas y los hombres que se conocen en este trabajo. Muchas veces salgo con tipos que saben mucho de mis estudios y además de follar también aprendo cosas.

¿Qué encuentran sus clientes en una escort universitaria?

Quieren salir con alguien joven; las 
escorts universitarias normalmente estamos entre los dieciocho y los veinticinco años y esa es la franja de edad que triunfa entre los clientes maduritos. Ellos quieren follar con una chica joven y guapa y les da mucho morbo que sea una estudiante, de otra forma sería muy difícil que lo consiguieran, pero pagan bien y tienen su capricho. Nosotras por nuestra parte también conseguimos lo que queremos, poder vivir y estudiar en Barcelona; cada uno consigue lo que busca.

¿Saben sus compañeros de clase a qué se dedica además de estudiar?

No, qué va. No es una cosa que se comente en el bar de la universidad como si tal cosa, pero yo sí que me doy cuenta de que hay otras chicas que también se pagan la vida por medio de la prostitución. Te das cuenta porque les sobra el dinero, casi lo tiran y sin embargo vienen de familias de clase media e incluso baja.

¿Cómo es una cita con una escort universitaria como usted?

Yo soy la puta del cliente, pero en cierto modo me siento por encima de él. Mis clientes se vuelven locos conmigo, antes de quedar yo ya sé las ganas que tienen de follarme en todas las posturas, de metérmela por todas partes, de que se la chupe como si fuera la mejor polla del mundo. Lo que más quiere un hombre no es tanto su propio placer como hacer que una mujer pierda la cabeza con ellos, ser el que mejor folla chicas, eso es lo que más les gusta, creo yo. Si yo les doy esa sensación, ellos se van satisfechos. Por eso digo que yo soy su puta pero que de alguna manera, la última palabra la tengo yo. A ninguno le gusta pensar que a la que se están follando no le gusta su manera, su polla, sus manos.

¿Así que pagan por su aprobación?

En cierto modo sí; es retorcido pero yo lo veo así. Ninguno folla aislado, quieren ver a la escort universitaria loca de placer, mejor follada que nunca. Si les das la impresión de que no te gusta o de que hay otros mejores, no repetirán contigo. Tengo muchos clientes esclavos de mí, su puta.

¿Ha conocido a alguien relevante en el mundo de sus estudios?

Sí, claro. En este trabajo conoces a muchos hombres de dinero y bien relacionados. A veces prometen trabajo después de los estudios, a mí eso me da igual, me dedico al momento. Por mi apartamento pasan hombres de negocios, banqueros, empresarios, turistas también, algún joven con mucho dinero que no sabe ligar en las fiestas universitarias, algún que otro político, etc.

¿Cómo es el sexo con esos hombres?

Se vuelven locos por una jovencita como yo, esa es la verdad. Parece que retoman sus años jóvenes o algo así y son muy simpáticos conmigo. Es como si se olvidaran del trabajo y de que su momento ya se pasó. Les encanta follar conmigo, mirarme desnuda. Recuerdo uno con el que me cité en 
 La Vie en Rose y mientras tomábamos una copa me dijo que había reservado una habitación allí mismo y que quería que fuésemos para estar solos. Entramos en la habitación y me pidió que me diera un baño con él. Así que nos metimos en la bañera y me estuvo acariciando sin parar. Abrimos una botella de champán y le pregunté qué es lo que quería que le hiciera. Me dijo que follar sin prisas, que quería ver cómo disfrutaba con él, aunque no nos conociésemos, quería que hubiese cariño y placer. Después del baño nos fuimos a la cama y follamos como él quería, yo, la verdad es que me sentía muy cómoda con él.

¿Y usted disfrutó?

Sí, mucho, y se lo hice ver, por eso lo veo muy a menudo. 
30 junio 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.