Prostitución en Barcelona ¿Cómo irse de putas sin que lo note la esposa?


18 septiembre 2014  - 
0
Comparte
¿Cómo irse de putas sin que lo note la esposa?
Primero de todo, seamos sinceros, una gran parte de los clientes de las putas en Barcelona o en cualquier otra parte del mundo, están casados o tienen pareja, rollete o algo parecido. La cuestión es, ¿cómo hacer para disfrutar salvajemente de los servicios de una escort universitaria y que no lo note la esposa o novia?

Reconozcámoslo, a partir de cierta edad, en algunos los treinta años, el cuerpo masculino no da para compartir fluidos íntimos más de una vez al día, entonces, ¿cómo esquivan los deseos de las parejas oficiales aquellos hombres que se dedican a irse de putas en Barcelona y a dar rienda suelta a la experimentación con ellas?

Hablando con las escorts sobre este tema, alguna nos ha dicho que lo siente por las esposas, pues hay hombres que repiten una y otra vez con las prostitutas en Barcelona y dejan de lado la vida sexual con sus parejas. Una escort madura, nos comenta “al fin y al cabo es una infidelidad, ellas esperan que sus maridos o novios las respeten igual que lo hacen ellas, pero no es así; yo conozco muchos hombres que disfrutan grandemente conmigo y no son capaces de expresar sus deseos a sus parejas, puede que incluso ni siquiera estén interesados en eso”.

La escort universitaria, apasionada y juvenil, nos dice que para ella “una infidelidad es siempre una infidelidad, pero lo entiendo en el caso de matrimonios o parejas de larga duración que llevan mucho tiempo acostándose y que por circunstancias, la mujer deja de sentir interés por su compañero; él se ve empujado a visitar a las prostitutas en Barcelona para satisfacer sus deseos. El caso de infidelidad que no entiendo en absoluto es el del joven casado recientemente que desde el principio se escapa de la intimidad con su esposa para irse de putas en Barcelona. Eso no lo he entendido nunca y nunca lo entenderé. ¿Para qué se casan entonces?”.

Según la escort colombiana, “puede que sea una mezcla de presión social o de gloria del macho, casado con una bella jovencita y además acostándose con las escorts de la ciudad, como si tuviera más que suficiente para todas o algo así”.

¿Qué hacer si en la variedad está el gusto?

Según las escorts, muchos hombres necesitan de variedad de mujeres para darse satisfacción y sentirse plenamente realizados en cuanto a sexo se refiere. Las escorts dan consejos muy claros en cuanto a esto, en especial, la escort latina que dice “si lo que disfrutan los hombres es la variedad, lo que pueden hacer es tener una relación abierta sexualmente con su pareja, así ella puede acostarse con otros igual que él; el problema es que ellos siempre van a querer a su esposa solo para ellos, pero van a desear estar con muchas más mujeres en la intimidad”.

Quizá sea una cuestión de sinceridad. Las putas en Barcelona son algo muy apetecible para los hombres. Aquel que puede costear una cita o varias con una escort de lujo, probablemente no sea capaz de unir a su mujer o novia a la cita sexual u ofrecerle que ella se vaya con otro al mismo tiempo. Parece más bien una cuestión de egoísmo el que el hombre disfrute de la prostitución en Barcelona a gogó, es decir, que se acueste con muchas mujeres, mientras su novia o esposa solo se acuesta con él. ¡Así no pueden comparar!

Los trucos de las citas a escondidas

Según las escorts, los hombres muchas veces traen su propio gel de ducha para evitar que la pareja note el olor de un jabón desconocido en su piel. También es típico el tener un número de teléfono que solo usan con las escorts o las amantes. En todo caso, estar con una puta en Barcelona o en cualquier otro lugar o con una amante, haya o no dinero por medio, es una infidelidad, y si estuviesen a la par en la pareja, ellas también deberían tener sus aventuras sexuales y citas para experimentar.

Y si surge el amor...

Además de las citas a escondidas con escorts o amantes y la posible repercusión en la pareja si ésta se entera, está otra situación muy común: enamorarse de la escort.

Según la escort española, esto supone un problema para ella ya que se dedica a hacer sexo por dinero no a vivir aventuras amorosas. “Para mí es un handicap porque si se trata de un buen cliente, la cosa se complica pues el sentimiento del amor es irreversible y no se puede controlar. Puede hacer las cosas mucho más difíciles. Una vez pasó que incluso ese cliente empezó a tener celos de otros hombres, ¡y yo dedicándome a ser puta en Barcelona...! Fue todo un agobio”.

La situación inversa es bastante rara, pocas veces una escort se enamora de un cliente. La perspectiva de las chicas está muy clara en sus cabezas, sin embargo, puede suponer un problema moral el cobrar por sexo a un hombre totalmente enamorado. Mal rollo cuando el hombre deja de sentir pasión y placer con su esposa o novia porque está enamorado de una escort.

La escort flexible nos cuenta que “una vez tuve un cliente así, que se enamoró de mí perdidamente y la situación era delicada porque estaba casado y tenía dos hijos. En principio era un marido estupendo, muy atento y dulce, hasta que dejó de tener ganas de estar en su casa, de acostarse con su mujer y tuvo que inventar mil historias para excusar el tiempo que pasaba fuera y las pocas ganas de sexo que tenía con su pareja. Tuve que terminar la historia porque gastaba muchísimo dinero en pasar tiempo conmigo y yo sabía que en su casa se necesitaba ese mismo dinero. Yo me sentía culpable por cobrar sumas que necesitaba su familia, al final acabé la relación porque interfería en mi trabajo, se ponía celoso de mis clientes...”.

Moraleja, las putas en Barcelona son para el placer, esos los momentos de satisfacción sexual que quedarán grabados en la mente para siempre, para eso son profesionales del sexo y no del amor.
 
18 septiembre 2014  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.