ÉCHALE PICANTE A TU RELACIÓN: UNA ESCORT, TU PAREJA Y TÚ

Quizá tu pareja esté pensando que ya lo habéis hecho todo en la cama y que por mucho que te guste, todo está más que trillado. ¿Quién dijo que tres son multitud? Proponemos lo último de lo último en los servicios de las escorts: la atención a parejas.

15 agosto 2017  - 
0
Comparte
ÉCHALE PICANTE A TU RELACIÓN: UNA ESCORT, TU PAREJA Y TÚ

El público de los establecimientos de alterne está cambiando desde unos años acá. Ya no solo es el solitario hombre de negocios de paso por Barcelona, ni el casado que quiere experimentar con una escort. La cosa va mucho más allá del grupo de amigos celebrando una despedida de soltero o los jóvenes que quieren sexo fácil y rápido. Hoy en día, las citas con las señoritas acompañantes no están sólo reservadas a los hombres, sino a éstos acompañados por sus amigas o parejas, lo que comúnmente se conoce como Atención a Parejas. Si nunca se te había pasado por la cabeza, lee este post para ir anotando nuevas ideas.

Ampliando la relación

Una vez echado un vistazo a las estadísticas de divorcio en España, vemos que el 50% de las parejas acaba separándose. Los motivos son variopintos: demasiada televisión, repulsión mutua, aburrimiento, ronquidos, los temidos cuernos e infidelidades varias o la falta de pasión.

Si hemos llegado al punto en el que nuestra vida sexual de pareja empieza a aburrirnos, podemos ponernos en guardia, tomar el bote de tabasco y echarle picante a nuestra relación. No tardes mucho en decidirte pues en el intervalo, tu pareja podría buscarse la vida y no contar contigo.

Cómo avivar el fuego de la pasión

¿Ya has probado con regalitos, cenas de importe subido, lencería de encaje, un fin de semana en Mallorca, poesía new age, nuevos peinados y depilación láser íntegra, aire acondicionado en la alcoba, intentar bailar como Ricky Martin y aún así, nada? Pues es hora de pasar a un plan más serio para situaciones de emergencia.

Quizá tu pareja esté pensando que ya lo habéis hecho todo en la cama y que por mucho que te guste, todo está más que trillado. Es inevitable perseguir con los ojos a aquello que nos excita cuando pasa frente a nosotros. En los momentos más cachondos, se empieza a fantasear con experiencias mucho más allá de lo que ya conocemos. ¡Estamos en peligro!

Abrir la mente, ser generoso y picarón es lo único que se necesita para dar el paso. ¿Quién dijo que tres son multitud? Proponemos lo último de lo último en los servicios de las escorts: La atención a parejas.

Atención a parejas

Cierto que puedes solicitar este servicio a una escort y no ir exactamente con tu pareja. Una amiga, una prima segunda o una desconocida también pasan como pareja pero ciñámonos realmente a traer a tu novia o esposa.

Puede parecer atrevido pero no pocas mujeres fantasean con la idea de probar el sexo con otra. Usted, mejor que nadie, podría ponerle en bandeja la experiencia. Eso sería adelantarse a la pérdida de pasión y volver a encender la llama.

Charlando con las escorts que ofrecen la atención a parejas, sabemos que normalmente es la mujer la que más disfruta de la velada en su compañía. “Muchas veces el marido solicita este servicio porque desea ver a su mujer en brazos de otra mujer, pero al final, es ella la que más está disfrutando. Por un lado, tiene a su marido súper excitado viéndola; por otro, está experimentando con una mujer escultural que sabe lo que tiene que hacer. Es una noche completa para los dos. Ambos se lo pasan muy bien y lo normal es que repitan”.

La exhibicionista y el voyeur

Si te gusta mirar a tu pareja cuando ésta no se da cuenta, observarla mientras se ducha o no perderte detalle de cuando estáis practicando sexo, podrías llevar un voyeur dentro. Si eres la esposa y te gusta ser observada por tu marido; te desnudas en la habitación fingiendo no ser vista y dejas la puerta del baño entreabierta para que él pueda mirar, podrías llevar una exhibicionista dentro.

Si ya lo intuyen y están un poco cansados de mirarse y dejarse mirar, el siguiente escalón es una profesional del sexo entre los dos. ¿Qué más podría desear un voyeur que ver cómo se lo monta su esposa con una ardiente escort?

El summum para la novia o esposa que se pone cachonda al pensar que su pareja la está mirando es acostarse con una escort y dejar que lo vea todo en primera persona, que escuche los gemidos e incluso que vea las gotas de sudor y flujo.

Sexo: Todo por descubrir

El hecho de compartir cama con una profesional del sexo es abrir puertas y ventanas y dejar que nuestra relación respire. Algunos hombres pueden sentirse amenazados creyendo que su esposa va a empezar a hacer sus propios lésbicos por su cuenta y sin avisarle, pero piense que si ella lo lleva en la cabeza, lo va a hacer realidad. En ese caso, mejor que usted sea parte de esa fantasía.

La confianza para decir lo que ella quiere probar y compartirlo como pareja es una de las formas de acercarse y sincerar la relación. Una vez que estamos en este punto, las opciones son infinitas. La pareja puede mantenerse unida y vivir el sexo juntos pero satisfaciendo los gustos y fantasías de ambos.

Aunque para muchos hombres parezca una locura, lo cierto es que al ofrecer la posibilidad a su novia o esposa, como mucho, se puede llevar un no por respuesta, pero si es un sí, el deseo se verá relanzado y las posibilidades multiplicadas.

Después del trío con una escort

Si una de las cosas que te une a tu pareja es la pasión, tras experimentar el trío con una escort pueden mirarse otras opciones. Los juegos con las escorts pueden ser infinitos. Ya que habéis descubierto cómo es su atención a parejas, también te podría preguntar por las posibles fantasías a realizar juntos. El sado light, mild o hard serían propuestas para aquellos que quieren seguir con el botecito de Tabasco.

Disfraces, fetiches, juguetes, lubricantes, escenarios con mucha imaginación, son algunas de las propuestas que les lanzamos. Ya que nos ponemos creativos, no vamos a cortar las alas ahora que las hemos desplegado.

15 agosto 2017  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.