Cuernos trío


27 julio 2016  - 
0
Comparte
Cuernos trío

¿Cuántas formas hay de poner los cuernos?

La mayoría de la gente piensa que engañar a la pareja es ponerle los cuernos llegando a tener sexo con otra persona, de forma que la confianza queda rota si todo llega a salir a la luz. En realidad, otros muchos piensan que no hay que llegar a la cama o a hacer trío en Barcelona para ser infiel. Hay muchas formas de poner los cuernos y hoy, la tecnología, nos multiplica las opciones.

Hacer trío en Barcelona

¿Soñar con hacer trío en Barcelona es una de las muchas formas de ser infiel? A veces no hay que meterse en una suite con dos putas de lujo sino que solo con pensarlo cada día es más que suficiente.  

Para algunos, explorar el sexo es una razón de peso para acostarse con otras personas e ir un paso más allá en la cama, pero ¿no deberíamos dejarnos a nuestra pareja si eso es lo que necesitamos?

¿Qué pensaría si pilla a su pareja una larga lista de llamadas a números eróticos? Ella ha estado hablando, solo hablando,  sobre hacer trío en Barcelona entre otras cosas calenturientas con otra persona y usted no lo sabía, ¿son cuernos? 

Quizá la manera más evidente de ser infiel sea la de vivir un romance con conexión física y mental completa. ¿Cómo se retorna a nuestra relación oficial después de algo así?

Irse de putas, hacer trío en Barcelona con unas acompañantes de lujo o pedir un francés natural a una chica de compañía, es para muchos hombres parte de su vida y no se parece ni de lejos a poner los cuernos a sus parejas. Si alguna vez ha sido usted infiel o ha tenido que descubrir que su pareja se los estaba poniendo, este post le sonará mucho.

“Quería experimentar en el sexo”

Cuando se cuentan razones por las que se ponen los cuernos, una de las frases más recurridas es la búsqueda de nuevas experiencias. Los besos negros o las lluvias doradas no son algo que no se suele pedir en una relación de noviazgo. Travestismo, sado, fetiches, hacer trío en Barcelona, griego, etc. Son prácticas que retumban en las mentes pero no todos consiguen experimentarlas. ¿Una infidelidad es la forma de liarse la manta a la cabeza y llegar al objetivo o sería mejor consultarlo con nuestra pareja oficial? “Estoy pensando que quiero experimentar en el sexo y que me gustaría que me hicieras un beso negro, lo que viene siendo que me chupes el culo”.

Dejarse caer por un burdel y citarse con una puta en Barcelona parece más accesible. A ella se le puede pedir de todo y el peligro del romance queda totalmente fuera porque pocas son las escorts universitarias, escorts brasileñas o escorts rusas que se desvían de su profesión.

La exploración sexual muchas veces no implica absolutamente nada más que un polvo o cualquier práctica sexual sin dar a conocer casi nada de nosotros mismos, por eso mucha gente considera que no son cuernos. Ir a una casa de citas y hacer trío en Barcelona, salir de la suite y no volver a ver a las profesionales del sexo, ¿es una infidelidad? 

Sexo telefónico: lenguaje sucio y pajas

¿En principio, es una fórmula menos peligrosa que la anterior? Parece que el teléfono va perdiendo puestos si lo comparamos con el uso de whatsapp. Hay cierta fobia hoy en día a llamar y usar la voz para comunicarnos. Escribir en nuestros smartphones se ha vuelto la forma de decirnos las cosas pero las líneas eróticas siguen ahí con fuerza.

Quien elige el teléfono para ser infiel, habitualmente se excusa diciendo que jamás hubiese pensado en dejar a su pareja pero que estaba tonteando por teléfono, culpa del estrés y falta de atención y todo eso. 

En el sexo telefónico, ambos se imaginan que están a punto de follar y se describen prácticas sexuales como el francés natural, fetish, sado, griego, hacer trío en Barcelona, etc. Pero lo cierto es que rara vez se pasa de la línea erótica a algo real. De nuevo surge la pregunta, si nunca hemos puesto la mano encima a la que nos pone cachondos al otro lado del teléfono, ¿hemos sido infieles?

Romance sexual y apasionado

Bueno, aquí no tenemos dudas sobre si es una infidelidad o no. Hay sexo, amor, conexión mental y física, sueños, chispa y tontuna. El romance no se hace, sino que nace y por eso puede ser una gran putada; porque nadie lo tenía previsto ni pensaba que fuese a ocurrir. Por eso es tan potente cuando pasa y, sí, aquí hablamos de poner los cuernos en toda regla.

Planes con otras parejas, viajes, cenas con más amigos acompañados, pueden ser el escenario perfecto para que surja una conexión donde no la esperábamos. De pronto empezamos a sentir una atracción que no sabemos dónde nos lleva.

Ésta es la forma de infidelidad sobre la que nadie tiene dudas, tanto el que lo hace como quien lo descubre, habla de cuernos, no de experimentar ni de llamadas por teléfono cachondas.

Cuanta mayor es la conexión con el/la amante, más distancia se marca con la pareja oficial y es de difícil retroceso. Muchos hombres que buscan un romance, antes de meterse en problemas se decantan por una experiencia de novia o girlfriend experience.

En ella, la escort o puta de lujo se comporta como una novia. En este servicio hay besos, caricias, polvos apasionados, quizá mamada sin condón y todo lo que se parece a una cita romántica pero sin llegar a complicarse la vida matrimonial.

Otras parejas deciden visitar clubes de intercambio de parejas o swingers en los que se pueden hacer trío en Barcelona, tomarse una copa en un club de alterne y pedir atención a parejas a la chica acompañante que más les guste o llamar a una escort a domicilio y explorar el sexo juntos sin cuernos ni complicaciones. Podría descubrir que su pareja es más cachonda de lo que usted pensaba.

Ven a hacer trío en Barcelona -> http://www.lavieenrose.es/es/trio/

27 julio 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.