Cuatro Mitos sobre la Falta de Apetito Sexual


10 octubre 2013  - 
0
Comparte
Cuatro Mitos sobre la Falta de Apetito Sexual

Vamos a hablar de los Mitos sobre la falta del apetito sexual en las relaciones.Porque, como ya estarás de acuerdo, en las relaciones, el sexo no es la guinda del pastel, sino el pastel en sí.

Uno de los problemas más comunes en la vida sexual de la pareja es la diferencia de apetito sexual. Éste puede ser mejorable debido a infinidad de razones, muchas de ellas de carácter psicológico o interpersonal, pero no es necesariamente un trastorno hasta que afecta a la calidad de vida de una persona y crea intranquilidad, o se revela como un problema en la vida de una pareja dado que uno sí siente deseo y el otro no. El bajo apetito sexual puede ser resultado de problemas en la pareja y ser causa de ellos a la vez.

En la mayoría de los casos, es algo relativo. Muchas parejas piensan que pueden comparar su ritmo sexual al que tenían al principio de la relación. Obviamente, en parejas que llevan mucho tiempo juntos este bajo apetito no es un problema. Otros pueden experimentar esta ausencia de deseo con una persona pero no con otra, por eso señalamos su relatividad.


Mitos sobre la falta de apetito sexual

El sexo es la forma más pura de la autoexpresión, la manera más íntima de manifestar lo que uno siente por otro y cuando falla la relación entera lo hace. Lo que la gente no sabe es que el sexo puede llevarles a lo más recóndito del amor y arreglar muchos de los problemas de la relación.

Muchas parejas dejan de tener sexo o reducen mucho su cantidad y no por eso ha de ser un problema Sin embargo, el problema radica en que un miembro de la pareja desea a su mujer y ésta no, o al contrario, ambos necesitan prestar atención al incipiente problema. El sexo produce unos lazos físicos que son únicos, especiales e importantes. En las relaciones, el sexo no es la guinda del pastel, sino el pastel en sí.


Mito 1: la mujer se excita gracias a sus hormonas.

Mucha gente asume que si una mujer desea mantener relaciones de uvas a peras es porque hay algo raro en su libido y necesita tratamiento médico. Uno de los grandes fallos de todo este asunto es pensar que el bajo apetito sexual en una mujer es debido a un problema hormonal.

La libido es algo mucho más compleja que eso, y se solapa con todas las esferas de la experiencia humana incluyendo la salud arterial, mental, la nutrición, la imagen física, el nivel de estrés y la calidad de la relación.

El uso de los parches de testosterona para avivar el deseo no va a funcionar, porque el problema es psicológico. El bajo apetito sexual en las mujeres muy rara vez es causa hormonal. En la mayoría de los casos radica en cómo se siente ella consigo misma, con su compañero y en la relación. Así que cuando una mujer no desea a su pareja, es que algo pasa y necesita ser remediado inmediatamente.


Mito 2: la intimidad emocional garantiza una buena vida sexual.

Nos han lavado el cerebro a todos con que la intimidad emocional es la clave para una buena vida sexual. Esto es un error, porque sentir esa intimidad emocional significa que vemos a nuestra pareja como un amigo y, claro, puede que ver a nuestra pareja como tal disminuya nuestro deseo.

El consejo que damos es que os dejéis de tanta amistad y hagáis algo atrevido, jugad y dadle un toque sexy a su relación. Para mucha gente, el hecho de sentirse deseada es mucho más excitante que sentirse emocionalmente ligada. Para acabar con este mito, los psicólogos aconsejan hacer cosas que nos hagan sentir jóvenes, con las que nos divirtamos.

Sentirnos deseados es la mejor manera para empezar a sentir deseo.


Mito 3: si tu pareja quiere sexo pero tú no, puedes expresar tu amor de otras maneras.

La tendencia reinante punta a que uno puede elegir si mantener relaciones sexuales en la relación o no. En el caso de que la respuesta sea negativa, suponemos que el que siente los ardores debe aguantarse y seguir siendo fiel a su pareja, pero los psicólogos dicen que es injusto, imposible y que en la mayoría de los casos lleva a caer en infidelidades.

Cuando la gente se casa, muchos compromisos se adquieren con la intención de mantenerlos y cumplirlos a lo largo de la vida como tener hijos, dónde vivir, quién va a trabajar, etc. Pero en la mayoría de los casos, los novios no hablan sobre lo que va a ser su vida sexual, cuántas veces a la semana van a mantener relaciones íntimas o qué calidad van a tener éstas.

Es algo que debería hablarse entre las parejas que van a adquirir un compromiso porque el sexo es algo entre dos, y nunca lo que tengamos en la cabeza va a coincidir con lo que tenga nuestra pareja en la cabeza a lo largo de toda la vida. Pensar así, es de miras muy cortas.

Las personas pueden manifestar su amor de maneras muy diferentes, para algunos el tacto es lo importante, para otros la conversación íntima y para otros el tiempo que pasan juntos. Si estás casado con una persona que valora el tacto, no importa que le regales algo caro o que la lleves de vacaciones o que le diga “te amo” todo el día, porque para ella, no significará amor.

Las parejas que funcionan son porque han adivinado cuál es el lenguaje amoroso de su compañero/a y dan en el clavo cubriendo sus necesidades, justamente las que quiere y no otras. Pero esto no se consigue más que hablando del tema en cuestión y prestando mucha atención a lo que nuestra pareja nos dice.


Mito 4: en las parejas, es más importante resolver los problemas emocionales que sexuales.

Cuando una pareja tiene problemas emocionales como la rabia, el resentimiento o la falta de comunicación, añadido a una pobre vida sexual, la mayoría de la gente piensa que primero debe ocuparse de solucionar lo emocional, y luego, otro día, lo sexual. Craso error, pues el sexo es la ventana que da paso a todo lo demás en la relación.

No queremos decir que siempre haya que empezar por el lado sexual, sino que si empezamos a resolver lo emocional y nada sacamos en claro, podemos pasar a resolver lo sexual y ver qué pasa. El tacto es una forma de acercarnos al otro, no sólo físicamente sino también emocionalmente, de manera que lo demás se puede solucionar a partir de ahí.

10 octubre 2013  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.