Cómo convertirse en un macho alfa para seducir a las mujeres


17 agosto 2015  - 
0
Comparte
Cómo convertirse en un macho alfa para seducir a las mujeres

Seguramente has visto fotos de lo que se presenta como un macho alfa y, por lo general, va acompañado de muchas mujeres; es más, tiene todas las mujeres que quiere. Tal vez tengas a un amigo que sea un macho alfa y acabes de comprender esta imagen, o incluso, puedes inspirarte en personajes como James Bond para acabar de perfilar.

Una cosa es cierta: el macho alfa evoca un tipo muy específico de hombre y tiene sin duda un gran éxito con las mujeres. ¿Quieres saber cómo llegar a ser uno?

La característica principal de un verdadero macho alfa es que está muy seguro y muy cómodo consigo mismo y sigue únicamente su juicio en la elección de qué hacer y qué no hacer. En pocas palabras, un macho alfa hace lo que quiere y no porque alguien le dice que debe hacerlo.

Pero esto no quiere decir que un macho alfa nunca hace algo que no le gusta, ya que es consciente de que la vida a menudo requiere compromisos y exigencias, y que no en todas las ocasiones puede complacerse a sí mismo, sino que la propia felicidad acaba encontrándose en la que se compromete con los demás.

Este tipo de hombres saben lo que quieren y tienen el derecho a elegir si escucharse a sí mismo en lugar de los demás, pero tiene la inteligencia para saber cuándo no.

La dominación sexual del macho alfa

En lo que se refiere al sexo, el macho alfa adopta una actitud dominante, nadie es capaz de someterlo, por lo que se jugará a su antojo debajo de las sábanas. Son muchas las técnicas sexuales que podrás disfrutar con este tipo de hombres, sobre todo las referidas al bondage  o las que implican cualquier tipo de humillación consentida o sumisión.

El macho alfa puede escoger si irse a la cama una noche con una mujer o dos a la vez. O incluso, dos o tres por separado. Lo único que le importa es su satisfacción sexual personal, más allá de la que pueda llegar a sentir con las compañías. Lo que le excita es sentirse un verdadero semental y un verdadero dominador.

¿Te gustaría seguir investigando? ¿Has conocido alguna vez a alguno? ¡Cuéntanos tu experiencia!

17 agosto 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.