BESO BLANCO O BESO NEGRO, PERO ¡BÉSAME!

Una escort blanca y otra negra conforman el trío soñado por tantos hombres. Para los que aún no han salido de su pueblo, eso se reduce a una morena y una rubia. Hoy en nuestro querido blog analizamos el blanco y el negro que más nos interesa. Los besos.

17 enero 2017  - 
0
Comparte
BESO BLANCO O BESO NEGRO, PERO ¡BÉSAME!

Una señora occidental harta de su marido dice “me pone negra”; y una africana dice del suyo “me pone blanca”. El blanco y el negro son colores que siempre nos han servido para expresar cosas contrarias. Socialmente, blancos y negros siguen pensando que son pobladores diferentes aunque habiten en el mismo grano de arena de un universo infinito. 

Blanco y negro es el café granizado y la bola de nata; blanco y negro es la corriente de moda más habitual; blanco y negro son los esmóquines; en blanco y negro son las mejores fotografías de Marlene Dietrich y las películas maestras de Hollywood.

Una escort blanca y otra negra conforman el trío soñado por tantos hombres. Para los que aún no han salido de su pueblo, eso se reduce a una morena y una rubia. Hoy en nuestro querido blog analizamos el blanco y el negro que más nos interesa. Los besos.

Aclarando dudas sobre sexo

¿Ha oído hablar alguna vez del beso blanco y el beso negro o no tiene ni puta idea de lo que son? Visitando las web de las escorts podemos ver la cantidad de servicios sexuales que ofrecen. A veces el lenguaje usado nos suena a chino. No tenemos ni idea de lo que las putas nos están proponiendo. Nos sentimos gilipollas por no saber qué pedirles a esos bombones. 

No se preocupe. Para eso estamos aquí. Para explicar todas las cosas que las escorts más guarras nos proponen. Entre ellas, los números, las nacionalidades, los personajes de fantasía, los materiales para vestirse o, lo que nos ocupa hoy, los colores de los besos.

Una pequeña guarrada

Los hombres fantaseamos con muchas cosas, con la que más, follar. Nuestro semen es el líquido sagrado que las mujeres desean sentir, oler y degustar. Pero pocas lo reconocen. Esa es la verdad. Al menos, en nuestras cabezas masculinas.

Queremos que ellas jueguen con nuestro semen y verlas disfrutar como si fuera un chocolate a la taza en una tarde de invierno. Nos chocamos contra un muro cuando vemos que no es así. ¿Cómo es posible?

Gracias a las escorts las posibilidades son innumerables. Las fantasías más sucias y perversas, toman forma y las hacemos realidad. El beso blanco es una de ellas. ¿En qué consiste?, se estará preguntando. Tranquilo que allá vamos.

El beso blanco es pasarse el semen de una boca a otra. Es un beso espumoso, blanco como la purez, algo pegajoso y lleno de vida. Las personas que lo practican viven más años y sonríen más a menudo. Esto se debe al alto potencial energético del semen y al placer que provoca al compartirlo como si fuese un caramelo.

El beso blanco se puede practicar en pareja o en grupo. Normalmente, empieza con la práctica de una mamada y una vez ha tenido lugar la gran corrida, la escort mantiene el semen en la boca. Ella se lo pasa al cliente mezclado con un beso y éste se lo vuelve a pasar. Así pueden estar todo el tiempo que deseen. Nuestro líquido sagrado, nuestra esencia más personal e intransferible, por fin, es tratada como se merece.

En las orgías también se juega al beso blanco. El semen va pasando como si fuese un beso de una boca a otra. De escorts a hombres y de éstos a las escorts. Usted puede solicitar este servicio en su próxima cita con una escort de lujo o una escort universitaria. Pues seguramente, las chicas que conoce en los bares o echando de comer a las palomas en el parque no están dispuestas.

En los abismos

Y ya que hemos hablado del blanco, vamos a introducirnos en el tema negro. En el caso que hoy nos ocupa, el blanco y el negro son tan antagónicos como complementarios. Podemos pedir a nuestra escort que empiece por uno y termine por otro.

En beso negro es uno de los placeres más difíciles de conseguir en una noche de pesca en la discoteca. Por eso, para experimentarlo cuanto antes y hay que contactar con una escort que practique el beso negro.

El beso negro, no hace falta remarcar, que es una práctica que mucha intimidad. Por lo tanto, hemos de llevar mucho cuidado con la higiene y no irnos medio cagados. El hombre se pone a cuatro patas, con el culo expuesto, bien limpio y afeitado, por supuesto. La escort le da un lengüetazo detrás de otro. El ojo del culo se excita como nunca antes y la polla se pone más dura que un roble. El cliente pierde el sentido y la vida le parece bella.

En el beso negro la cosa no se queda en la superficie sino que va mucho más allá. La escort meterá la lengua en el culo y dará un masaje con ella al esfínter. Éste se relajará hasta los confines de lo inesperado.

Algunas escorts combinarán la lengua y los labios con el dedo. Otras añadirán juguetes y geles lubricantes para experimentar con olores y sabores. Los hombres tenemos el punto G dentro del ojete. Así que este es el mejor momento para pedirle a nuestra escort que nos meta algo y tener la mejor corrida de nuestra vida.

El cliente habitual de putas, no se corta en pedir estas cosas. Pues tiene claro que el hombre tiene su mayor sensibilidad y placer en el culo y no quiere perdérsela.

La boca y el culo

El beso blanco y el beso negro se pueden combinar en una noche de putas. La boca y el culo son sitios contrarios pero juntos se apañan muy bien. Recibir placer por una y por otro es un sincretismo.

Solo hay que atreverse a pedir lo que de verdad queremos experimentar. Si no lo consigue fuera de La vie en rose, no se lo piense mucho. El beso blanco y el beso negro son servicios de las escorts que se anuncian en el mejor establecimiento de placeres adultos de Barcelona. 

Es hora de combinar blanco y negro y no quedarse solo con uno de ellos. Empiece la cita con su escort por un lado y termínela por otro. 

17 enero 2017  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.