BDSM


27 noviembre 2015  - 
0
Comparte
BDSM

Sado light: Nos encanta humillar

Hablemos hoy del dolor en nuestro sagrado rincón donde adoramos la apertura sexual y la búsqueda del placer. En los perfiles de algunas escorts madurasescorts catalanas o chicas de compañía, en general, vemos que ofrecen el servicio del sado light; bien, el sadomasoquismo es algo harto complejo y aquel que se aventure a probarlo puede caer en las profundidades del placer menos esperado. Cuerdas, cadenas, látigos, todo es poco para infligir dolor y humillación a quien la pide por su boquita y, sin embargo, para los que practican el sadomasoquismo, es el disfrute ilimitado.

No confundamos los términos. Hay escorts que ofrecen el servicio de sado light pero si estamos pensando en probar una experiencia más allá del placer convencional, hemos de diferenciar entre el sadismo y el masoquismo.

Según los psiquiatras, ambas ramas son parafilias puesto que humillar o ser humillado se hace indispensable para obtener cualquier tipo de placer sexual. 

Las escorts venezolanas, las escorts italianas o las escorts españolas saben el tirón que tiene esto del BDSM, siglas que se refieren a bondage y sadomaso. Las dos combinan las cuerdas, el cuero, el látex, y no solo eso, también las fustas, las máscaras y las bolas para hacerle callar en caso de que grite mucho.

¿Tanto monta monta tanto?

Normalmente quien se excita siendo el sumiso no lo hace siendo el amo. Eso es algo que se lleva dentro. Pregúntese qué le hace a usted más feliz, pegar o que le peguen, atar o que le aten, fustigar o que le fustiguen. Todo tiene su atractivo pero es cierto que solo un treinta por ciento de los masoquistas disfrutan también del papel de sádico.

Pegarle en el culo, vendarle los ojos, hacerle una gloriosa lluvia dorada o defecarle encima, el humillado estará absolutamente conforme a todo esto y mucho más. Las escort cubanas, las escorts egipcias y todas las chicas de compañía saben que el sado es un filón. El cliente que tiene esta parafilia pagará lo que sea por ser humillado tal y como a él le gusta, pero, ojo, es anunciado como sado light, probablemente una versión morbosa y súper sexual pero no  los golpes y latigazos. En todo caso, lo mejor que puede hacer es preguntarle a su diosa del placer elegida, cualquier escort extranjera en Barcelona estará complacida con la idea de ponerse en el papel de dominatrix.

¿Cómo lo lleva un masoquista en la vida diaria?

Imaginemos que  el hombre está casado y tiene retoños más o menos feos. Trabaja todo el día y en su interior sabe que necesita algo duro para sentirse vivo. ¿Se atreverá a pedirle a su pareja que le dé en el culo antes de dormir como si fuese un niño pequeño? Probablemente, no. La solución que le queda al pobre masoquista para disfrutar de su cuerpo que se pone rancio, y cada día más, si no experimenta sensaciones fuertes es acudir a los servicios de una chica de compañía en Barcelona que se dedique al tema.

Esa puede ser la forma en que descubre algo nuevo y después de la sesión de sado light puede buscar una dominatrix con la que mantener una relación estable. Lo cierto es que en el BDSM la confianza es primordial. Hay una serie de códigos que es necesario entender para saber cuándo podemos seguir infligiendo dolor o debemos parar.

El sadomasoquismo es una práctica que trata sobre el poder y el control. En las parejas siempre hay un dominante y un dominado, alguien que controla al otro, que tiene poder sobre él; curiosamente, cuando esa pareja se pone a practicar sadomasoquismo, ocurre que el dominante pasa a ser sumiso y el dominado a amo. Las escorts maduras, escorts españolas o las escorts extranjeras en Barcelona que practican el sado light intentan ofrecer una visión de la práctica siendo ellas las dominatrix y los clientes los dominados. Si lo pensamos un segundo es obvio, ninguna puta en Barcelona dejaría que el primero que entrara por la puerta le vendara los ojos y la atara a la cama, pero al contrario, sí.

Por qué me gusta que me peguen o pegar

En el sado light las escorts juegan con el cliente a algo parecido al BDSM, es como un bocado de la experiencia total pues la sintonía y compenetración no se consiguen en media hora. Algunas escorts extranjeras en Barcelona nos han comentado que disfrutan mucho de ser la dominatrix por una tarde. No saben muy bien por qué les excita pegar, atar y fustigar a un cliente, subidas en sus finos tacones de aguja, paseándose por la habitación con la lencería más sexy, quizá con una máscara de cuero cubriendo su rostro. Es el placer de dominar, de hacer daño si quieren, de pegar si quieren y todo bajo las normas del sado, hasta que el sumiso dice basta.

Y desde el otro lado de la experiencia, el hombre que paga porque lo humillen. Quizá está aburrido de su poder diario, del respeto de sus subordinados, de su aburrida vida, y eso de que le pongan a cuatro patas y le metan un enorme vibrador por el culo sin lubricante le hace sentirse joven y bello, inexperto, excitado, alguien diferente a quien es. Y retorna a su casa después de pasar por las vilezas de la escort y se siente un hombre nuevo. Fantástico, ¿verdad? La sexualidad humana insospechada y única.

Busque en los perfiles de las escorts de Barcelona; escorts españolas, escorts egipcias o escorts cubanas, cualquiera de ellas puede llevarle más allá del placer conocido. Olvídese de la típica mamada y cruce la frontera entre el placer y el dolor

A los humanos nos gusta humillar, no somos tan buenos chicos como nos creemos; y también nos gusta que nos humillen, somos retorcidos, encontramos placer en algo tan oscuro como el dolor, la vejación del otro, y nos encanta, nos sentimos especiales y buscamos a la siguiente víctima que nos domine o a quien dominar. Quizá usted.

27 noviembre 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.