Asfixia erótica


18 enero 2016  - 
0
Comparte
Asfixia erótica

Asfixia erótica: Morir de gusto

La asfixia erótica es una fantasía, fetiche o parafilia de las más peligrosas. Ya habrá oído hablar de algunos famosos que sucumbieron a estos placeres insospechados en la frontera entre la vida y la muerte. Hoy en nuestro querido blog, nos sumergimos en el mundo de los fetichistas más arriesgados.

David Carradine estaba en pleno rodaje y se retiró a su habitación un ratito. Entre toma y toma le daba tiempo a disfrutar de su propia compañía. Las actrices son unas locas egocéntricas y los directores y demás artistas son un poco pesados cuando hay prisa y el tiempo se agota. En este escenario,  David, el prota de grandes pelis como Kill Bill o el pequeño saltamontes, a sus 72 años se hace una paja para relajarse. 

Las escorts maduras en Barcelonaescorts catalanasescorts españolas o cualquier escort extranjera está más que acostumbrada a hacer pajas a sus clientes; bien con sus suaves dedos, bien con sus grandes tetas, pero pocas dominan el arte de la asfixia erótica. A veces, ni siquiera el fetichista es completamente dueño de lo que hace y se le va la mano. A Carradine le ocurrió algo así.

Cortar el aire

La asfixia erótica es cortar el aire mientras se está masturbando a un hombre para que el orgasmo sea mucho más intenso. ¿Cómo le suena eso? ¿Peligroso? ¿Chispeante? No pocos machos se han quedado pasados con esta práctica así que debe ser muy placentera pero ¿tanto como para jugarse la vida?

A Carradine lo encontraron así. Con algo que hacía las veces de soga y la polla fuera. Murió de gusto, pocos pueden decir lo mismo. Otros se mueren de aburrimiento que es mucho peor. ¿Qué prefiere?

Los fetichistas de la asfixia erótica aseguran que esa falta de oxígeno hace que el orgasmo sea mucho más potente. Cuidado que la cosa funciona en los dos sentidos. Puede ocurrir que uno muera en plena corrida, puede ocurrir que una mate al compañero de juegos.

Escorts y asfixia erótica

Las escorts colombianasescorts egipcias, escorts venezolanas y escorts italianas con las que hablamos del tema de la asfixia erótica nos cuentas sus experiencias con los fetiches en general y con la asfixia erótica en particular.

La escort egipcia nos cuenta el día en que supo de esta práctica. Un cliente no se cortó en sacarle la polla, la soga y el tema. Bufff un poco arriesgado todo esto, ¿no? Le dijo la escort egipcia. Nunca lo había hecho y el tipo pretendía explicárselo como si no fuese cosa harto complicada. Imagina si se le va la mano a la escort egipcia y confunde la asfixia con la corrida, de pronto se encuentra en la alcoba del amor con todo el pastel. No, no. Nada de eso. La escort egipcia fue mucho más sensata y tuvo que decirle a su cliente que se tendrían que contentar con algo más tranquilo al menos hasta que ella aprendiera a hacerlo. ¿Y realmente la escort egipcia se puso a aprender semejante práctica? No, claro que no, pero le echó un buen polvo después de una buena mamada y lo mandó bien tranquilo a casa sin necesidad de asfixiar a nadie ni cargar con un cadáver de una forma tan tonta.

La paja de su muerte

Las escorts italianas nos comentan que hace un año o dos hubo un caso sonado en los medios  de un chico italiano casado con una española. A pesar de la belleza de la chica, el tipo optó por hacerse una de esas pajas arriesgadas y del gusto se quedó pasado y hallado fue con el tema fuera, la soga o lo que hiciera de soga y todo el plantel ahí dispuesto. Cuando este asunto estaba en los medios de comunicación, le vino un sujeto con soga y le pidió que le practicara el fetiche. El cliente no tenía ni idea de lo que estaba pidiendo, solo quería una corrida brutal, el orgasmo de su vida con esa escort italiana bellísima, con largas piernas y ojos verdes brillantes como estrellas en la noche. Como una puta experimentada, no tardó en llevarse al cliente al huerto haciéndole olvidar la soga, la asfixia y el peligro que la escena suponía.

1000 al año

No es broma el tema de la asfixia erótica. Carradine no fue uno de los pocos; se calcula que al año mueren mil hombres por esta causa solo en Estados Unidos. Las escorts venezolanas y escorts colombianas nos comentan que nunca han tenido peticiones del estilo pero dicen que la rechazarían de pleno sin tener experiencia y si la tuvieran cobrarían mucho por hacerla.

Tan adictivo como la cocaína

Desde el siglo XVII se tienen textos que hablan sobre la asfixia erótica. En aquel tiempo se usaba para remediar la disfunción eréctil pues habían observado que los ahorcados se corrían en el último momento. Hoy en día, la asfixia erótica está catalogada como algo tan adictivo como la cocaína.

Políticos, periodistas, compositores, músicos, estrellas del rock, diseñadores o reverendos conservadores, han dicho adiós al mundo en medio del orgasmo, y después han sido hallados con el cinturón, la cuerda, el foulard o lo que sirva para el caso, uniendo su cuello con una puerta automática, el cabecero de su cama, un armario, etc.

Es una fantasía peligrosa, por eso la mayoría de las escorts o putas en Barcelona no la ofrecen, ni aquí ni en el resto del mundo; y quienes la ofrecen, la cobran bien cara por el alto riesgo.

Si hemos dicho que es tan adictiva como la cocaína, podemos pensar que es cuestión de suerte que no te pille despistado y mueras en plena paja cósmica. Por eso, los que saben de fetiches, aconsejan no engancharse y mantener bajo control la frecuencia porque va tantas veces el cántaro a la fuente que al final se rompe.

De otras parafilias más pacíficas hablaremos en nuestro próximo post, de esas que nos gustan porque son las fantasías más sucias y perversas.

18 enero 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.