ADIÓS A MI VIRGINIDAD CON UNA PROSTITUTA DE LUJO


21 octubre 2016  - 
0
Comparte
ADIÓS A MI VIRGINIDAD CON UNA PROSTITUTA DE LUJO

Charlando con los muchachos sale el tema favorito en cuestión. Sexo, sexo y más sexo. Solo los que pasan de ochenta años dicen que está sobre valorado. Para el resto de los mortales, follar o no follar, es una cuestión importante. Claro está, entendiendo follar por una conexión humana no solo por echar un casquete a lo tonto.

¿Cómo fue la primera vez que echó un polvo? Con mi novia, con una vecina, una amiga de mi hermana o lo mismo pero en sexo masculino. Lo decimos más que nada por ser realistas y no de pueblo.

Y esa primera vez, ¿con quién fue? Más de uno responde con una puta. He ahí, una de las respuestas más comunes entre los hombres.

¿Cagado de miedo?

Follar con una tía buena. Los hombres llevamos eso en la cabeza desde nuestra más tierna pubertad. La tele, la publicidad, nuestra cultura mundial, nos mete en la cabeza el sexo con las mujeres y, la verdad, es que no hay nada que nos ponga más.

La primera vez es una experiencia que llevas esperando toda tu vida. Por fin llega el día en el que desvelas algunos de sus secretos. Por eso, para muchos hombres no es nada raro perder la virginidad con una prostituta de lujo o puta de puticlub, pero profesional del sexo al fin y al cabo.

Una primera experiencia sexual con una prostituta de lujo tiene muchas ventajas. Para empezar, no va a contar en la pandilla de amigos si lo hemos hecho bien o mal. Eso es una cosa a tener en cuenta porque es importante labrarse una fama de folladores placenteros desde el principio. Qué menos que saber cómo se corre una chica antes de acostarnos con la que nos gusta.

Una noche de putas

Los muchachos cuentan que cuando se va acercando la edad, lo normal es invitar al amigo a una noche de putas. Hay que reservar dinero para calzones nuevos, copas y sexo.

¿A qué edad se estrenan los chicos? Depende del barrio. Algunos a los quince, otros a los catorce, puede que incluso a los trece. Otros no se estrenan hasta los cuarenta y se les nota bastante en la cara.

Cuando ya han elegido la noche y el chaval está decidido a follar con una prostituta de lujo, se toman una copa en el puticlub y elige a la que más le pone. Cuentan que la prostituta de lujo sonríe al tener a tan tierno muchacho en su objetivo. Sabe que va a ser algo breve pero intenso y que él nunca la olvidará. No es un cliente cualquiera. Es uno virgen, alguien especial.

Ya en la suite, la prostituta de lujo lo invita a una duchita rápida y se mete con él bajo el agua. Así, al chico se le quede grabado el momento. Estar con una prostituta de lujo es diferente a follar con una puta de puticlub barato y se tiene que notar.

Lencería fina, ambiente relajado. Mientras, el más jovencito ya está desnudo sobre la cama y la puta de lujo se dirige hacia él a cuatro patas por el colchón, que a él se le antoja inmenso. Los amigos están en el bar deseando follar pero no hay dinero para todos.

Ni las mejores pelis porno

No puede disimular, ni quiere, su empalme. La tiene más dura y tiesa que nunca. Ni las mejores pelis porno lo han puesto tan cachondo. Tanto soñar y por fin ha llegado la noche de meterla en caliente y además con una prostituta de lujo bellísima.

La escort le pregunta qué quiere hacer, más por bromear un poco porque la tensión es mucha, no por parte de ella, por supuesto. Después de dos o tres chupaditas se le monta encima y el muchacho se corre al momento.

Claro ¿qué esperaban? Pero los amigos han pagado por una hora en la suite y un chico de dieciséis años da para mucho. ¿Aprovechó sus sesenta minutos en compañía de la prostituta de lujo? Sí, naturalmente que sí.

Muchos torpones en la cama

Para los hombres está bien follar por primera vez con una prostituta de lujo. Es bueno tener idea real del sexo antes de acostarse con la chica que les gusta. Las pelis porno dan mucho juego pero no dejan de ser ficción, y muchos torpones en la cama piensan que cualquier mujer es una actriz porno y, sencillamente, nada más lejos de la realidad.

Aquellos que ya tienen buena experiencia en la cama con una mujer, deben acordarse de que al principio tuvieron que aprender, y que no siempre lo hacían perfecto.

El sexo es un aprendizaje constante

El sexo, como todo lo demás en la vida, es un aprendizaje constante. Mal por aquel tipo que piensa que ya lo sabe todo. Que una prostituta de lujo dé unas lecciones de sexo a un chico es algo que viene muy bien a la humanidad.

Hay que saber tratar en la cama a una mujer, sin olvidar que no todas son putas y no darán el visto bueno a cualquier cosa que hagamos. En la vida real, una chica que no disfrute con nosotros en la cama, no volverá a acostarse a nuestro lado.

Por supuesto, los religiosos integristas nos dirán que follar por primera vez con una prostituta de lujo es una aberración. Que la virginidad es algo sagrado para entregarse el uno al otro y todo ese cuento que tantas veces hemos escuchado.

Quizá la única cosa en contra de estrenarse con una prostituta de lujo es pensar que el resto de mujeres también lo son. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que no es así.

Por lo demás, una primera experiencia sexual de un chico con una prostituta de lujo es algo más habitual de lo que nos pensamos. Lo hemos visto en el cine, lo hemos escuchado en nuestra pandilla de amigos y lo hemos experimentado personalmente.  

21 octubre 2016  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.