Adaptación al Cine de "Memoria de mis Putas Tristes" de García Márquez


17 diciembre 2013  - 
0
Comparte
Adaptación al Cine de
“Soy casi un siglo mayor, pero la quiero... (follar)”. Llega la adaptación cinematográfica de Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez

Algunos resumen la obra del Premio Nobel García Márquez como una oda al amor más puro, aquél que no conoce de barreras físicas ni emocionales, ese amor al que no le importa la edad, ni aún cuando nuestro posible amante sea un anciano achacoso más cerca de la muerte que de la vida al que le huele bastante el aliento y se le han caído los dientes. Pues, ¡claro que no importa la edad en el amor (siempre y cuando se tenga dinero para comprarlo). ¿Quién hay en España que haya dudado del amor palpitante entre di Stefano y su mulata cincuenta años menor? Hay que ser muy mala persona para cuestionarlo. Aún habiendo pieles acartonadas, enfermedades seniles y cuidados interminables, ¡hay sitio para el amor!
Ojo, señores, que el amor es posible en muchos escenarios, pero entre una adolescente de catorce años y un vejete de noventa, permítanme mis razonables dudas.

Gemidos desde la cripta del panteón

El anciano de la historia de García Márquez, lleva toda su vida acostándose con prostitutas, siempre que ha mantenido una relación sexual ha sido pagando. Presuponiendo que esas mujeres se querían dedicar efectivamente a la prostitución, hasta ahí, todo bien. Pero al llegar su noventa cumpleaños quiere, este sujeto, darse un homenaje, para lo cual se sirve de la madame del lugar para que le proporcione una menor (¡toma ya!), virgen (puestos a pedir...) y sedada (intuye que a la niña no le va a gustar). Tan sedada está la adolescente que el anciano no se la puede beneficiar, a raíz de ahí, no se sabe por qué, ya que es inconexo, el abuelito pederasta empieza a “enamorarse”. Pasan los días y el abuelito pederasta no se la puede meter, probablemente porque ya no se le levanta. La madame alienta sus fantasías inflamando su mente diciéndole que la niñita está profundamente enamorada de él. Una de las cosas más sorprendentes es que el abuelito se lo cree; ¿de verdad piensa que la niña se ha enamorado de él? ¡Pero si se llevan casi un siglo y además estaba sedada! ¿Cómo se va a enamorar una adolescente de un zombie? Los gemidos del abuelete serán como de la cripta del panteón.




Alcance del argumento de la novela

Escribir una novela cuesta mucho tiempo, si usted mismo intenta hacerse blogger, verá que es harto difícil escribir a diario cosas que otros quieran leer porque son suficientemente interesantes. Entendemos que si uno le va a dedicar parte de su vida a escribir una obra, al menos que sea para ser leída, adaptada al teatro o al cine y criticada en los diarios del mundo. Los escritores famosos no pueden perder el tiempo en escribir algo a lo que no le saquen el jugo. De ahí a escribir una historia con una escena sexual tan asquerosa entre una niña de catorce años sedada y un vejete de noventa sin crítica a la explotación sexual de menores, me parece un intento de justificar el calvario al que miles de niños y niñas son sometidos todos los días por el simple hecho de serlo. Los personajes adultos de Memoria de mis putas tristes, trafican con niñas, las venden y las sedan para facilitar su violación. En este esquema tan frecuente y despiadado, este ancianito encuentra el amor. ¡Válgame, Dios! Si hasta nos tendremos que compadecer del abusador.

Si al menos fuera una novela para reivindicar el problema de la explotación sexual de niños, pero lejos de eso parece justificar algo así como: “bueno, ya que voy a cumplir noventa por lo menos que me pegue un buen festín con una niña sedada que no hayan violado ya”.

La prostitución en la obra juega un papel esencial; no hay personaje central sin la prostitución, puesto que el anciano es un cliente acérrimo de las prostitutas, nunca ha visto en una mujer más allá de su placer sexual. A nosotros nos parece bien mientras estas relaciones sean entre adultos, consentidas y pagadas. Pero no es el caso sobre el que gira el argumento de la obra, porque no es adulta, ni es una relación consentida y probablemente la niña no ve un céntimo después de pasar por la asquerosa experiencia de que la abra de piernas un muerto viviente.

Imaginamos a García Márquez cuestionándose cómo volver a estar en las portadas después de haber recibido el Nobel. La explotación sexual de menores es un tema muy jugoso pero creemos que debería haber hecho reflexionar al lector sobre esta lacra, condenarla de alguna manera, sin embargo, la naturaliza. ¿Cuántos niños y niñas de su tierra natal, Colombia, sufren de este abominable abuso y cuántos podrían haberse salvado si el famoso escritor hubiese criticado duramente este tráfico haciendo saltar el tema a la opinión pública? ¿Se habría conseguido alguna mejora? Ahora ya no lo sabremos.

La película

Sin duda García Márquez sabía muy bien el alcance del argumento, en efecto, no nos ha dejado indiferentes. Hace tiempo que la escribió y ahora retorna en forma de cine. La película "Memoria de mis Putas Tristes" es una coproducción de España, Dinamarca y México, en la que participa la productora española Zip films: los intérpretes son Emilio Echevarría (“Y tu Mamá También”, “Amores Perros”), Geraldine Chaplin (“El Orfanato”, “Melissa P.”), Ángela Molina (“Los Abrazos Rotos”, “Carne de Neón”), Olivia Molina (“Dieta Mediterránea”) y Paola Medina.



La cinta está dirigida por Henning Carlsen, veterano director danés que ha luchado por la Palma de Oro en el Festival de Cannes en varias ocasiones con “A Happy Divorce”, “Hunger” y “Souvenirs from Sweden” además de por el Oso de Oro en Berlín con “We Are All Demons”.

El guión ha corrido a cargo de Jean Claude Carrière, antiguo colaborador de Luis Buñuel, que tiene un Oscar en su haber por Feliz Aniversario y tres nominaciones por “El Discreto Encanto de la Burguesía”, “Ese Oscuro Objeto del Deseo” y “La Insoportable Levedad del Ser”. Además ha sido el artífice de los guiones de películas como “El Tambor de Hojalata”, “Cyrano de Bergerac” o “La Caja China”. 

17 diciembre 2013  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.