¿Qué sabes de los fetichismos?


18 agosto 2015  - 
0
Comparte
¿Qué sabes de los fetichismos?

A todos y todas hay cosas que nos estimulan más que otras. No tiene por qué ser siempre en la cama. Puede ser que vayamos en el metro y veamos a alguien que nos haga pensar en cosas sucias. Quizás sea un aroma concreto, un tipo de facciones, unas manos poderosas en un hombre… Eso forma parte de la sensualidad y el erotismo.

¿Y qué es el fetichismo, entonces?

El fetichismo es la excitación sexual que se produce con determinados objetos o prendas de ropa, a veces por determinadas actitudes. Lo que caracteriza a los/las fetichistas es que sin la presencia de ese elemento son incapaces de obtener satisfacción sexual. Algunos fetichismos son con zonas del cuerpo (como el fetichismo por los pies) y otros son con elementos más extraños en principio, como la excitación que se pueda obtener con un coche.

Se trata de traslados del deseo, de erotización de objetos por extensión de lo que se puede hacer con ellos. Como en el caso del coche. Si un automóvil excita es porque en sus asientos traseros se han podido tener muchas sesiones de sexo y el sitio en sí ya excita. Otras veces es puro deseo, es una fijación personal con determinado tipo de objetos o acciones, como disfrazarse de peluche para tener sexo.

Algunos tipos de fetichismos

Los fetichismos o parafilias suelen darse más entre los hombres. Por eso si tienes alguna fijación personal y no encuentras la chica que se preste, una muy buena opción es proponérselo a las escorts en Barcelona. Son chicas muy decididas y curiosas y pueden hacerte pasar grandes ratos, llevando a cabo tus fantasías sexuales.

A continuación te presentamos algunos de los fetichismos más curiosos que existen. Pero son sólo una pequeña muestra. En el mundo hay catalogados más de 130 tipos distintos…

  • Ursusagalamatofilia. El nombre es complicado pero la filia es tan sencilla como excitarse vistiendo de peluche, como antes decíamos. ¿Por qué? Quienes tienen este fetichismo atribuyen cualidades humanas a los animales con los que tienen sexo, generalmente cualidades positivas. Es en cierto modo como irse a la cama con una idea, pero es un peluche que puedes tocar y acariciar y hacerle muchas más cosas…

  • Parcialismo: el caso de las gas pedal honeys. El fetichismo se centra en una parte muy concreta del cuerpo y no son los genitales. Estos fetichistas se excitan cantidad con la curva del cuello de la mujer cuando transita hacia el hombro, por ejemplo, o con chicas llevando tacones y pisando el pedal del acelerador. En este caso es una situación concreta que les estimula y les hace pensar en adrenalina y sexo.

  • Salirofilia. Otro nombre complicado para decir que nos gusta el sexo sucio. Correr el maquillaje, despeinar, echar cosas por encima del cuerpo del amante, romperle la ropa… A veces incluye algo de dominación y sumisión, de mandar y hacer que la otra persona esté sujeta a tus deseos.

  • Hematofilia. La sangre pone, excita, calienta. A muchas personas les encanta jugar con la idea de la sangre, no tiene por qué ser bebiéndola aunque hay cierto sector de la población que sí lo hace. A otros lo que les sube la temperatura es bañarse con sangre, restregar su cuerpo contra el de alguien que está manchado de rojo.

Para poner punto final a este post os dejamos con un vídeo que ilustra lo erótico de la hematofilia: 

18 agosto 2015  - 
0
Comparte


* El comentario se publicará después de que lo revisemos.